Amnistía y Libertad. El caso de Alfon.

Alfon

Alfon en la salida del juicio de la audiencia provincial de Madrid.

Hace unos días Alfon vivía su tercer cumpleaños en la cárcel. Tres años privado de libertad por un montaje policial bajo el intento de frustrar el incipiente relevo generacional del movimiento obrero en España. 

Alfon fue detenido el 14 de noviembre del 2012 en el marco de una huelga general convocada por las grandes centrales sindicales.En 2011 en España surge un estallido de respuesta ante la crisis que toma forma (en un primer impulso) con el movimiento 15 M. Con todas sus limitaciones este movimiento comienza a realizar una labor de intento de unificar las luchas en España, a partir de esto, muchos jóvenes comienzan a salir a las calles a protestar contra esta situación de crisis económica y política. En los barrios además se empiezan a gestar las marchas hacia la huelga general que desembocan en una gran manifestación que alcanza un escalón más en las reivindicaciones de las clases populares. Semilla que más tarde se convertiría en las Marchas de la Dignidad

Como muchos vecinos de toda España el joven salió de su casa camino de un piquete informativo (legales en España). Antes de llegar al mismo fue interceptado por los cuerpos de seguridad del Estado y se le atribuyó la posesión de una mochila con materiales que podían ser usados para la fabricación de explosivos, mochila que se encontraba en la calle y que en ningún momento del proceso legal de la justicia burguesa fue probado su pertenencia. Los agentes, según su versión, lo arrestaron cerca de su domicilio de Puente de Vallecas, junto a una joven, después de identificarlo y encontrar en su mochila una bolsa de plástico con dos aerosoles de pintura, dos botellas con gasolina, petardos y clavos. Lo acusaron de “tenencia de armas y artefactos explosivos”.

A partir de la detención  de Alfon siguió el proceso de irregularidades, tras pasar la noche en comisaría el juez dictamina que hay riesgo de fuga y por lo tanto (al contrario que otros muchos detenidos en la jornada de huelga general) Alfon ingresa en la cárcel aplicándole de paso un régimen de aislamiento que se usa para los presos políticos como método de tortura. 

A partir de este momento se empieza a organizar la plataforma por la libertad de Alfon, plataforma para organizar la solidaridad de los diferentes agentes políticos, sociales y sindicales que exigen la libertad de Alfon. Desde la familia se establece la punta de lanza que lucha por la libertad en la calle, las instituciones y en todos los ámbitos donde pueden revindicar la lucha. Su barrio se vuelca en su favor, Vallecas con todos sus vecinos, sindicatos, asociaciones, AMPAS, organizaciones políticas luchan en esos ámbitos contra el montaje policial al que está siendo sometido.  

Alfon

Primera gran manifestación cuando Alfon estaba preso en preventiva

A los 56 días de prisión preventiva esta lucha da sus frutos y Alfon sale a la calle. Es entonces cuando la lucha empieza a coger mas forma, la música que sonaba de fondo es cada vez más clara, la detención es política, el intento de amedrentar a una generación de jóvenes organizados en torno al movimiento obrero es cada vez más palpable. Los intentos de los cuerpos de seguridad para que Alfon facilitara nombres de compañeros de lucha organizados en  la resistencia antifascista de Madrid son un claro ejemplo de esta tesis.

La lucha en la calle no cesa por su libertad y se comienza a elaborar su defensa, no solo en los juzgados sino en la movilización popular, ruedas de prensa, movilizaciones, charlas por los barrios y pueblos, en definitiva utilizar todos los altavoces que teníamos a nuestra disposición para luchar por la absolución de Alfon y la libertad de los presos políticos de España

El juicio se acercaba y la lucha en la calle se intensificó. Las muestras de solidaridad llegaban de manera ininterrumpida. Las distintas acciones no solo se llevaron a cabo en Madrid sino que fueron coordinadas en todo el Estado e incluso en algunas ciudades a nivel internacional. La solidaridad internacionalista de la clase obrera era un mismo grito de guerra: ¡Alfon Libertad! 

Montaje policial: Farsa de Estado 

El juicio se celebra el día 25 de noviembre de 2014 anteriormente había sido reprogramado de fecha porque dos policías se encontraban de vacaciones y no podían declarar, uno de ellos ni siquiera estaba presente en la declaración. 

Entrevista a Alfon para DIOS PRESS antes del juicio. 

 En el juicio la fiscalía pide la pena de 5 años de prisión por “violento y peligroso”, desde el primer momento quedó claro el montaje policial del que era sujeto Alfon, desde la defensa se demostró que la cadena de custodia de la mochila que supuestamente portaba Alfon se había roto en varias ocasiones, lo cual supone una grave negligencia al no poder demostrar ninguna huella o incluso analizar su contenido de manera científicaSu acusación era la palabra de un policía. Únicamente su pena de cárcel se basa en la palabra de un policía, palabra que no se ampara en prueba o base científica alguna. Mientras esto ocurría dentro del juzgado. Fuera frente a la audiencia provincial más de mil personas se encontraban concentrados, gritando, luchando por lo que era justo. Demostrando su solidaridad de clase. 

Alfon

Concentración en Sol antes de la decisión del Supremo.

Salimos del juicio con la cabeza alta, se había demostrado su inocencia, la acusación solo se basaba en la palabra del policía, la defensa llevada a cabo por Erlantz Ibarrondo y la lucha en la calle nos daba impulso a seguir. 

En apenas dos meses los magistrados daban por válida la palabra del policía y Alfon era condenado. Fue un momento duro para la familia y los que estábamos luchando día a día para su absolución total, se supo reaccionar y las charlas, concentraciones y manifestaciones no tardaron en llenar las calles otra vez. La pena fue recurrida al tribunal supremo el cual dictaminó la entrada en prisión de Alfon lanzando una orden de busca y captura para el 17 de junio de 2015. 

Alfon decidió entregarse en la parroquia San Carlos Borromeo de Entrevías. El 17 de Junio del 2015, centenares de vecinos de todas partes de Madrid estaban a las puertas de la parroquia arropando a la familia y amigos, arropando a Alfon en su lucha. Arriba de la iglesia se concentraban decenas de militantes de barrio, sindicatos, organizaciones… todos querían mostrar su solidaridad realizando una acción contra la barbarie que este régimen de contrarrevolución preventiva realiza hacia los militantes. 

En la cárcel Alfon entró directamente en régimen FIES III, (Ficheros de internos de especial seguimiento en calidad de banda armada) Esto suponía un régimen de aislamiento, intervención de las comunicaciones tanto escritas como orales. Una cárcel dentro de la cárcel.  

En el tiempo que Alfon lleva secuestrado por el Estado desde la plataforma por la absolución de Alfon se intensificó a lucha, tanto en recursos hacia el tribunal constitucional y el tribunal de Estrasburgo, como en la calle con movilizaciones populares donde se identificó claramente el caso como político y se avanzó más claramente hacia la línea en la que se trabaja actualmente: una amnistía total y libertad para todos los presos políticos del Estado Español.

Manifestación posterior a la entrada de Alfon entrada a prisión

Desde el comienzo la lucha por hacer entender que los presos políticos existen más allá de los laboratorios de pruebas históricos como han sigo Euskal Herria o Cataluña. La denuncia por la aplicación del régimen FIES dentro de las cárceles trajo consigo una lucha con charlas por todos los rincones del estado, acciones, movilizaciones de carácter popular que desembocaron en una gran manifestación anti-represiva en las calles de Madrid. Miles de personas llenaban las calles en el 2016 con gritos a favor de la Amnistía, la libertad de los presos políticos o la supresión del régimen FIES.

Hoy más de dos años después, la plataforma sigue vigente aunando las luchas anti-represivas del conjunto de pueblos del Estado, desde la criminalización de los jóvenes de Alsasua hasta la represión de los compañeros anarquistas de Turín. La lucha sigue siendo diaria, unida y con un mismo objetivo: La Amnistía y libertad de todos los presos políticos.

Carlos A. Buendía Moreno.

(Visited 1.432 times, 7 visits today)