Sobre la (mentira) del Estado aconfesional español.

aconfesional

Felipe VI entrega el premio Carlos V a Marcelino Oreja.

Sobre la (mentira) del Estado aconfesional español.

A cuenta de las últimas interpretaciones de la jurisprudencia represiva del Estado Español sobre los delitos de odio contra instituciones religiosas, cabe resaltar otra de las mentiras de continuidad del régimen del 78, desde la transición, para apaciguar ciertos movimientos desde la izquierda que pedían la laicidad del Estado, los padres de la constitución crearon en la sacrosanta constitución (de la que celebramos este año los 40 de su entrada en vigor), el artículo 16.3 “Ninguna confesión tendrá carácter estatal. Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española y mantendrán las consiguientes relaciones de cooperación con la Iglesia Católica y las demás confesiones”.

Con la detención de Guillermo Toledo por “Cagarse en Dios” vemos claramente como la interpretación de la constitución es claramente arbitraria por parte de la judicatura, recordemos heredera de un régimen dictatorial como fue la dictadura de Francisco Franco Bahamonde que sucedió al gobierno legitimo del Frente Popular desencadenando así la guerra nacional revolucionaria que acabó en la gran cuneta que en estos momentos es el conjunto de los pueblos del estado español.

Si observamos los precedentes de la redacción de la constitución, podemos observar como desde el gobierno de la UCD, con Marcelino Oreja como ministro de asuntos exteriores en un proceso anterior a la publicación de la constitución española, fue el encargado de mantener unas negociaciones secretas con el cardenal Jean-Marie Villot con la intención de dejar atado y bien atado el papel de la iglesia católica dentro de las políticas del Estado.

Marcelino Oreja, (recordemos) uno de los fundadores del primer borrador de la constitución europea y del tratado de Maastricht, fiel seguidor del régimen dictatorial con altos beneficios y recompensas otorgadas por el régimen (como fue la obtención del título nobiliario del marquesado de Oreja en el año 2010 otorgado por Juan Carlos I), fue el encargado de negociar la superación del concordato de 1976 con los cinco artículos que marcan el devenir de la iglesia católica hasta nuestros días. Los concordatos fueron muy conocidos a mitad del siglo XX cuando desde El Vaticano se firmaron con dictadores fascistas como Hitler, Mussolini o el propio Francisco Franco.

Concordatos con los regímenes fascistas en Europa.

Aconfesional

Firma del Reichskonkordat.

  • El “Reichskonkordat” concordato firmado el 20 de julio de 1933 entre Hitler y la Santa Sede. Este concordato supuso la seguridad de las estructuras y los miembros de la iglesia católica en las futuras acciones de la Alemania nacional-socialista. Previamente numerosos clérigos a lo largo de Alemania se habían opuesto al régimen de Hitler, sin embargo, con las negociaciones de este concordato por el Papa Pio XII, este hizo que los miembros de la iglesia católica redujeran su oposición al nazismo.
  • El “Concordato con el Régimen Franquista” firmado en el año 1953 establecía la fiel identidad de España como estado católico, apostólico y romano, retomando un espíritu de venganza contra el anticlericalismo de la república. Además, los bienes recaudados por la iglesia después de la guerra nacional revolucionaria se mantenían en sus manos además de mayores beneficios otorgados por el régimen. Por otra parte, a Franco se le otorgaba la posibilidad de la elección de obispos a través del derecho de presentación, derecho que tradicionalmente se les otorgaba a las monarquías absolutas. 
  • Los “Pactos de Letran” por los cuales se firmó un concordato entre la Santa Sede e Italia, Mussolini sabiendo que la mayoría social de los italianos era católica, profundizó en el intento de aunar fuerzas con la iglesia católica otorgándoles la oficialidad y la separación de los terrenos dentro de Italia, a su vez la iglesia recibiría compensaciones económicas por la pérdida en noviembre de 1870 de la existencia real de los Estados Pontificios.

Asimismo, la Italia fascista de Mussolini puedo obtener un reconocimiento de sus políticas a través de la iglesia y del Papa Pio XI así como la estructura a la hora del sustento de las políticas fascistas hacia el pueblo italiano.

Retomando las negociaciones entre Marcelino Oreja y el Vaticano encontramos la firma de los cinco artículos por el que la iglesia católica queda totalmente asentada dentro del Estado.

Aconfesional

Firmas del acuerdo entre el Estado Español y la Santa Sede en 1979.

  • El “Acuerdo sobre Asuntos Jurídicos” plantea el derecho de la Iglesia Católica a ejercer sobre sus funciones propias en materia de judicatura, magisterio y culto. El reconocimiento de la personalidad civil a todos los bienes e inmuebles incautados, así como la inviolabilidad de los mismos bajo responsabilidad penal.
  • En el artículo III se establece los domingos como días festivos y las ceremonias religiosas propias como festividades nacionales, otorgando así un poder de culto por encima de cualquier otra festividad, y confiriendo el sentimiento católico al supuesto estado aconfesional español. Asimismo, se reconoce en el artículo VI el reconocimiento a efectos civiles de la ceremonia del matrimonio, como no se tienen en cuenta otros ritos o ceremonias de otras culturas en España como es el caso del pueblo gitano.

Acuerdos entre el Estado español y la Santa sede en la “transición democrática”

El “Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre Enseñanza y Asuntos Culturales”

Artículo II.

“Los planes educativos en los niveles de Educación Preescolar, de Educación General Básica (EGB) y de Bachillerato Unificado Polivalente (BUP) y Grados de Formación Profesional correspondientes a los alumnos de las mismas edades, incluirán la enseñanza de la religión católica en todos los Centros de Educación, en condiciones equiparables a las demás disciplinas fundamentales”.

Con la lectura de este artículo resumimos el marcado carácter de confesión que se tiene dentro de la educación del Estado Español, carácter que entra en contradicción con la supuesta libertad de culto que se promovía desde el escaparate nacional de la transición.

Recordemos como hace aproximadamente un año, se estableció dentro de las universidades el derecho del clero a elegir y filtrar a los estudiantes de magisterio que decidan cursar El curso sobre Declaración Eclesiástica de Competencia Académica (DECA) que anteriormente podían cursar y ejercer como maestros de religión cualquier ciudadano que estuviese interesado, siendo ahora filtrados en relación con sus “capacidades espirituales”.

El “Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre asistencia religiosa a las Fuerzas Armadas y el servicio militar de clérigos y religiosos”

Por el cual se establece la presencia del clero dentro del ejército en todas sus estructuras, con un vicario puesto a dedo por la conferencia episcopal y con una curia propia. Asimismo, se establecerán misiones específicas para los diferentes cargos episcopales dentro del ejercicio castrense.

El “Acuerdo entre el Estado español y la Santa Sede sobre Asuntos Económicos”

Acuerdo por el cual se sustenta a la iglesia católica de las suficientes medidas económicas para guardar su sustento económico, por parte del estado, es decir, además de los bienes e inmuebles a sus disposición que (repito) fueron sustraídos al erario público, por los cuales esta exenta de pagar el impuesto sobre bienes e inmuebles (IBI), el estado le otorgará un sustento económico a través del pago de impuestos y de la declaración de la renta de cada ciudadano, este sustento además será incrementado por cada ciudadano bautizado dentro del estado español.

La mentira de la aconfesionalidad.

 

El caso de la represión ejercida contra la manifestación laica organizada con la venida de la Jornada Mundial de la Juventud (Cristiana) en Madrid en el año 2012, por la cual numerosas cargas por parte de las fuerzas represivas del estado, con un gobierno totalmente debilitado con Alfredo Pérez Rubalcaba al frente, se distribuyeron en las diversas jornadas a lo largo de la Comunidad de Madrid, el día 17 de noviembre en dicha manifestación tras las cargas 8 manifestantes fueron detenidos pasando la noche en la comisaría de Moratalaz con las humillaciones y vejaciones que llevan como practica habitual esta delegación, asimismo, fueron heridas otras 11 personas por las cargas policiales.

Aconfesional

17 de Noviembre de 2012. Pancarta realizada por Leo Bassi.

Esta manifestación (recordemos) fue denegada por Esperanza Aguirre y hubo de cambiar el recorrido para supuestamente evitar las tensiones, gracias al apoyo popular fue finalmente admitida y alrededor de 30.000 personas acudieron a la misma.

Actualmente el caso de Guillermo Toledo ha traído a consideración como el mero hecho de producir una blasfemia en voz alta “me cago en Dios” ha llevado a que un juez diera por buena la denuncia y pasáramos a observar el esperpento en estado puro, tras la negación de Guillermo Toledo de acudir a declarar frente a un denunciante inexistente (Dios) fue declarado en orden de busca y captura y detenido (tras un fuerte acoso policial) la mañana del 12 de septiembre en el barrio de Carabanchel. Tras pasar la noche en comisaría mientras que decenas de personas acudían al Teatro del Barrio a manifestar su repulsa contra la represión en el Estado, fue llevado a declarar en la mañana del 13 de septiembre donde tras negarse a declarar en el juzgado numero 11 de plaza Castilla fue puesto en libertad a la espera de juicio.

Estos dos casos, más los acuerdos citados anteriormente plantean la clara mentira (que una vez más) nos metieron en la transición. Acuerdos que son anteriores a la constitución y que (bajo su jurisprudencia) son claramente anticonstitucionales, suponen una grave falta de democracia en su constitución, así como una razón más para continuar la lucha contra el régimen del 78, a favor de todos los derechos que han sido robados a la clase trabajadora.

Carlos A. Buendía Moreno.

(Visited 66 times, 1 visits today)