Elliott Abrams: la nueva provocación contra Venezuela

Abrams
Elliott Abrams

Elliott Abrams: la nueva provocación contra Venezuela

EE.UU. incrementa la provocación en Venezuela nombrando al inefable Elliott Abrams como “Enviado especial”

Mike Pompeo, ex-Director de la CIA y Secretario de Estado de la Administración Trump desde abril, en lo que podríamos definir como una operación del ‘deep state’ imperial (1) para tomar el control directo de la Administración, tanto hacia el interior, pero especialmente hacia el exterior de las fronteras estadounidenses. El Secretario de Estado nombró antes de ayer a Elliott Abrams como “Enviado para Venezuela”.

Abrams tiene una densa trayectoria en varias administraciones imperiales, en particular las de Ronald Reagan y George W. Bush (hijo), y una de las claves de su vida está en la administración de George H.W. Bush (padre). Este artículo está dedicado a analizar la vida de este criminal de lesa humanidad, ex-convicto por otros motivos y “diplomático” imperial.

Primeros años

Tras ser Consejero Asistente en el Subcomité Permanente sobre investigaciones del Congreso en 1975, trabajó en el equipo de campaña del senador Henry “Scoop” Jackson, que fue senador por el estado de Washington desde 1953 hasta 1983. “Scoop” fue un senador del Partido Demócrata estadounidense de la línea dura anti-comunista. Henry Jackson estuvo la friolera de cuarenta años ocupando un asiento en el Senado de los Estados Unidos de América, para que luego digan.

Escuadrones de la Muerte en El Salvador

Como se comprobó posteriormente, Elliott Abrams se movía como un pez, o quizá más bien como un cocodrilo, en las pantanosas aguas del Distrito de Columbia, lo que le llevó a convertirse en Asistente del Secretario de Estado para Derechos Humanos y Asuntos Humanitarios, en la primera administración de Ronald Reagan, puesto al que llegaría con el apoyo unánime del Comité del Senado para Relaciones Exteriores el 17 de Noviembre de 1981, y al que accedió tras el rechazo de Ernest W. Lefever por este mismo comité cinco meses antes. Desde ahí, pasaría a ser Asistente Secretario para Asuntos Inter-americanos.

Desde esos puestos se encargó de organizar, financiar, armar, entrenar y encubrir a los paramilitares Escuadrones de la Muerte que masacraron a un mínimo de 35.000 salvadoreños, en apoyo a las tropas del coronel Roberto d’Aubuisson Arrieta, quien fundara el partido ARENA, que a su vez también estaba siendo apoyado por el Chile de Pinochet, la Argentina de Videla, el Estado nacional-sionista y tropas taiwanesas. No deberíamos olvidar que algunos de los Escuadrones de la Muerte siguen operando en la actualidad de El Salvador, como el conocido Sombra Negra. La más grave de aquellas masacres fue la erradicó a 500 campesinos en El Mozote, donde las tropas de Farabundo Martí rebanaron el cuello de niños y violaron a jóvenes y niñas de hasta 10 años de edad.

Respecto a los artículos en los que la prensa hablaba sobre los Escuadrones de la Muerte, Elliott Abrams tachó tales reportes como “propaganda comunista”, e insistió en que “Lo que hizo la administración estadounidense en El Salvador fue un logro fabuloso”. No está de más recordar que estos grupos paramilitares están íntimamente relacionados al auge del tráfico de cocaína en los 1980’s y de cocaína-crack en los 1990’s, que sepamos seguro en California -por la investigación del reportero del San Jose Mercury News, Gary Webb, que publicó en 1995 una serie de artículos titulados ‘Dark Alliance’– y probablemente también en muchos otros puntos de la geografía estadounidense.

Contras de Nicaragua

A los Escuadrones de la Muerte de El Salvador habría que añadir también el apoyo, organización, financiación, entrega de armamento y encubrimiento de las operaciones mencionadas y de las que llevaron a cabo las Contras en Nicaragua. La CIA y la inteligencia de la Argentina de Videla, buscando unificar el anti-sandinismo en aquellos años, persuadieron a la legión 15 de Septiembre, a la UDN y otros varios grupos de extrema derecha que habían luchado en el ejército del dictador Somoza y participado en su policía, creando la unificada Fuerza Democrática Nicaragüense. Sus objetivos eran por encima de todo, trabajadores y trabajadoras de clínicas. Secuestro, tortura y ejecución de civiles, que incluyeron niños, violaciones de mujeres, ataques que no discriminaban a civiles por su ideología ni credo, quema de personas vivas y de viviendas pobres; en fin, lo que nos tienen acostumbrados hasta día de hoy, especialmente en Venezuela y Colombia, y también en Nicaragua desde el golpe blando que recibiera el gobierno electo y legítimo de Daniel Ortega. Las bajas de aquel periodo apuntan a un total de unos 70.000 civiles.

Abrams
Fragmento del libro Overthrow (Derrocamiento) de Stephen Kinzer, donde se cuenta lo que el dictador-títere nicaragüense Manuel Noriega le hizo a Hugo Spadafora en 1985 y donde se menciona la implicación en ello de Elliott Abrams.

Escándalo Irán-Contra -y Sultán de Brunei-, declaración de culpabilidad, condena mínima y amnistía de George H. W. Bush (padre)

Se estima que entre 1982 -año de la Enmienda Boland, que prohibió financiar a las Contras- y 1990, los Estados Unidos gastaron más de 300 millones de dólares en el apoyo a estos grupos paramilitares terroristas de extrema derecha. Con lo cual desde los primeros 1980’s la CIA buscó otra serie de fuentes de financiación para las Contras, como la venta ilegal -según la legislación estadounidense- de armas en Irán para promover la guerra entre ambos países, en la cuál la posición oficial de los Estados Unidos fue apoyar a Irak, país que como sabemos posteriormente invadiría en 2003, con la implicación del propio Elliott Abrams.

Abrams se reunió en secreto en agosto de 1986 con el Ministro de Defensa de Brunei, el General Ibnu, a quien pidió 10 millones de dólares más, que acabaron en una cuenta en Suiza. El actual ‘Enviado especial para Venezuela’ del Departamento de Estado se declaró culpable en la posterior investigación, multado con 50 dólares (el billete con la carita del presidente Ulysses S. Grant), dos años de libertad condicional y 100 horas de servicio comunitario por el escándalo Irán-Contra, y aún así George H. W. Bush (padre) lo amnistió de esta mísera factura. Por crímenes de lesa humanidad nunca se le ha juzgado, fue condenado por la financiación ilegal a las Contras con dinero de los contribuyentes estadounidenses a través de la CIA después de la Enmienda Boland, el lavado de dinero en la venta ilegal de armas en Oriente Próximo, y el asunto del Sultán de Brunei.

Etapa George W. Bush (hijo)

Como no podía ser de otra manera, Elliot Abrams volvió a la política en el año 2001 y de la mano del presidente hijo del presidente que lo amnistió. ¡En la tierra de las oportunidades yanquis todo es posible! Como director del Consejo de Seguridad Nacional de George W. Bush, estuvo involucrado en el intento de golpe de estado de 2002 en Venezuela al primer gobierno de Hugo Chavez Frías, en el cual la patronal (Fedecámaras) organizó un lockout, o paro patronal, con el apoyo de huelga del único sindicato mayoritario en aquella época, la Confederación de Trabajadores de Venezuela (CTV), cuyos miembros están completamente cooptados por los partidos de la derecha. Aquel año y el siguiente, en el que se dio el paro petrolero, CTV recibió grandes donaciones de la National Endowment for Democracy (NED), una organización fundada en 1983 a iniciativa del Congreso estadounidense para financiar proyectos liberales en todo el mundo libre, proyectos de los que las administraciones estadounidenses tienen libre control. El motivo del paro patronal fue la designación de los puestos directivos de la compañía nacional de petróleo venezolano, PDVSA, por el gobierno de Chávez.

Dos días después, en Caracas, los sectores reaccionarios anteriormente mencionados, marcharon por Parque del Este y PDVSA Chuao, tras lo que fueron desviados de esta ruta por líderes opositores hacia el Palacio de Miraflores, sede del Gobierno de Venezuela. Alrededor del mismo se habían reunido Círculos Bolivarianos del Movimiento V República y otros simpatizantes de Hugo Chávez. Cuando ambas manifestaciones se encontraron, hubo enfrentamientos. En la madrugada del día siguiente, el entonces Alto Mando Militar de la IV República secuestró a Hugo Chávez Frías, que se mantuvo colaborativo y al mismo tiempo los trató con diligencia, sin acobardarse y dejando claro que él seguía siendo el Presidente de la República.

Los medios de comunicación privados tuvieron una gran responsabilidad, al mostrar un comunicado del alto mando en el que se dijo que ante la situación de inestabilidad, habían pedido a Chávez que renunciara a su cargo y que este aceptó, algo que nunca pudieron demostrar, ya que las palabras del General Lucas Rincón Romero no fueron respaldadas por prueba alguna. El relato de la oposición y de las televisiones privadas es que no hubo un golpe de estado, sino un vacío de poder, y que ante este vacío, el presidente de Fedecámaras, Pedro Carmona Estanga, se auto-juramentó como Presidente de Venezuela ¿les suena de algo?. Tras esto, disolvió los órganos legislativos y el Tribunal Supremo de Justicia, revocó al Fiscal General, al Cotralor General y a los gobernadores y los alcaldes electos en el gobierno de Chávez, las misiones diplomáticas, y eliminó las 49 leyes habilitantes, incluyendo el cambio de la Constitución, que restauró el nombre de República de Venezuela, quitándole la condición de Bolivariana, que remite al legado de independencia y soberanía de Simón Bolivar.

Tras esto, el pueblo salió a la calle masivamente en todo el país y hubo disturbios. Durante las protestas, el pueblo chavista organizado rodeó las compañías televisiones privadas y Venezolana de Televisión, retomando en canal del Estado, donde el entonces vicepresidente Diosdado Cabello, juramentado como presidente interino hasta que Hugo Chávez retomara el poder del que ilegítimamente había sido desposeído. En la madrugada del 13 de abril, Chávez fue trasladado del Fuerte Tiuna a la base naval de Turiamo, donde escribió una nota que indicaba no había renunciado “al poder legítimo que el pueblo me dio”. Aquel día aún se mantenían reunidos gran número de sus simpatizantes frente al Palacio de Miraflores y la Brigada de Paracaidistas de la ciudad de Maracay. El general Raúl Isaías Badul se opuso al ‘carmonazo’ y empezó a buscar activamente el modo de restaurar a Chávez en el poder.

El 14 de abril de 2002 Chávez fue liberado de la prisión militar en la Isla La Orchila y le fue devuelto el mando del Gobierno de Venezuela.

Ese mismo año, Elliot Abrams también se dedicó, junto a otros miembros de la Administración W. Bush, a ser uno de los arquitectos comunicacionales de la invasión y Guerra de Iraq, que comenzaría en marzo de 2003 y que se fraguó para que la opinión pública mundial asumiera como inevitable esta demoledora agresión imperialista, de la que aún hoy día el país del Creciente Fértil aún se está recuperando, en una desestabilización permanente que incluyó una serie de operaciones de las que fuerzas especiales del ejército estadounidenses en las que liberaron a muchos presos que pasaron a engrosar las filas del DAESH, creando una enorme convulsión en la propia Iraq, en Siria, en Yemen y en Libia, que se encuentra actualmente en una situación devastada, con tráfico ilegal de armas y de esclavos. La fotografía de Aznar, Bush, Blair y Barroso en las Azores y el invento de las armas de destrucción masiva fue uno de sus grandes logros. Durante la Administración W. Bush, otra de las operaciones en las que estuvo directamente implicado fue la instigación de la guerra entre Fatah y Hamas, en los Territorios Ocupados de Palestina.

Administración Trump

En Febrero de 2017, el entonces Secretario de Estado, Rex Tillerson -que llegó de ser CEO en ExxonMobil y en los 1990’s dirigió Exxon Yemen– y el yerno y consejero de Donald Trump, Jared Kushner, quisieron traer de vuelta al Departamento de Estado como Secretario Delegado, pero Trump, según contaron los medios, vetó la propuesta tras leer lo que había escrito sobre él durante la campaña presidencial de 2016, como parte de la contracampaña conservadora NeverTrump.

Además del nombramiento por Mike Pompeo, este viernes 25 de enero de 2019, el Secretario del Departamento del Tesoro anuncio que no podría congelar todos los activos del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, por lo cual aseguró que “las transacciones comerciales realizadas por el Gobierno venezolano, incluyendo todas las empresas públicas y las reservas internacionales, son consistentes” con el reconocimiento por Washington de Juan Guaidó como Presidente de Venezuela -contengan las risas en la medida de lo posible-.

Entre el reconocimiento de Guaidó, el anuncio del Tesoro y el nombramiento de Abrams, parece que el Presidente Donald Trump ha abandonado por completo su promesa de campaña de oponerse a cambios de regímenes e intervenciones de otras naciones, abrazando en su lugar la línea neoconservadora promovida por su entonces rival, el Senador republicano por Miami, Marcos Rubio, insigne miembro de la gusanera de Miami.

Abrams

Nota: 

(1) El ‘Deep State’ es la versión estadounidense de alcance planetario de lo que en la pata del imperialismo Noratlántico conocida como ‘Reino de España’ se le dice ‘Cloacas del Estado’. Por ejemplo, la CIA, el FBI, la NSA y el Pentágono son parte del ‘Deep State’.

 

También hay herramientas de este imperialismo que defiende de forma acérrima los intereses de los mayores oligarcas del planeta, que son los que lo promueven, igual que promueven al FMI o el WBG (Ambas con sede en Washington DC), que aún siendo externas, ya sea en forma de bandas terroristas como la Red Gladio, el DAESH, al-Qaeda, las diferentes Contras nicaragüenses, el MEK (también conocido como PMOI o MKO, financidos por los mismos que financiaron a VOX en las Europeas de 2014).

Los múltiples Escuadrones de la Muerte de la Repúbica de El Salvador, los grupos terroristas de extrema derecha española que pulularon en el tardofranquismo y la mal llamada transición, pues algunos actuaron también durante la década de los 1990, como Alianza Apostólica Anticomunista, Guerrilleros de Cristo Rey, Frente de la Juventud (la escisión de Fuerza Nueva, el partido de Blas Piñar), el GAL, o en forma de “Empresas Militares Privadas” como Academi (antigua Black Water), Stratfor (la mayor empresa privada de inteligencia del mundo), Rivada Networks LLC (que financió a Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía [C’s] en las Elecciones Europeas de 2009), Hallmark Security Solutions S.L. (que tiene sede en Valencia, factura entre 500.000 y 1.000.000 de euros anuales, forma parte de un grupo mayor con sede en Londres y la subcontratan las Fuerzas Armadas del Reino de España).

No me gustaría dejar pasar esta oportunidad para incluir este documento del Real Instituto Elcano, un think-tank borbónico en el que se analiza la aprobación por parte del Parlamento Europeo, a instancia de la Comisión Europea, de un informe de otoño de 2017 que es un primer paso para la regulación de este sector privado, que más allá de la criminalidad del propio sistema capitalista, está pensado para ser literalmente criminal, al igual que la industria armamentística, y que según la patronal europea, consta de 45.000 empresas que trabajan para las diferentes Fuerzas Armadas de la aún Unión Europea de los 28 -se habla ya de la UE de los 27 por el Brexit-, o que subcontrate el posible futuro Ejército Europeo que ya van proponiendo Angela Merkel y Emanuel Macron, del que se ha hablado esta semana en el Foro Económico Mundial celebrado en Davos (Suiza), aunque los únicos tres países miembros del G7 cuyo Presidente del Ejecutivo, Canciller o cargo similar que han podido acudir plenamente han sido Paolo Conte por Italia, Shinzo Abe por Japón y Angela Merkel por Alemania, ya que los otros cuatro, Macron por la crisis de los ‘Chalecos Amarillos’, que pudo asistir unas horas, Trump por el cierre del Gobierno Federal estadounidense, Theresa May por sus problemas en sacar adelante el Brexit acordado con la UE en el Parlamento Británico, y que en lugar de ella, ha asistido el Príncipe William y por último Justin Trudeau, que no se sabe bien si no ha podido acudir por una polémica en Canada sobre el precio del ticket de entrada (poca broma, 622.000 dólares para cada miembro que acuda siendo ‘Strategic Partner’), aunque resulte poco consistente como excusa, o tal vez haya sido por la crisis con la representante canadiense de la mayor cooperativa del mundo –Huawei-, Meng Wuanzhou, que estuvo detenida hace unos días en Canadá en el contexto de las persecuciones y sanciones hacia China que Trump viene impulsando, igual que la periodista estadounidense-iraní de Press TV, . En cualquier caso, tienen elecciones en unos meses.

Siguiendo con el tema sobre el que hablábamos, las “Empresas Militares Privadas”, como en cualquier sector desregularizado, pongamos el alquiler de vientres o la trata de personas como ejemplos, sabemos que hablar sobre regulación abre el camino para la legalización de estas compañías, que aún tienen vacíos legales en la Unión Europea. A diferencia de las anteriores, no ha existido ningún debate público al respecto más allá del Parlamento Europeo, lo que da bastante que pensar sobre los medios de comunicación tanto privados como públicos afincados en el Reino de España, así como de los partidos institucionalizados que pretenden representar los intereses de una clase obrera algo desorientada y que tanto en Social & Democrats como en el grupo GUE-NGL dicen representar, que como europeístas que son, no han comunicado a la opinión pública sobre este grave asunto, ya sea a través de los medios de comunicación o canales internos.

Gonzalo Grimaldi.

(Visited 416 times, 1 visits today)

One thought on “Elliott Abrams: la nueva provocación contra Venezuela

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *