Año nuevo, guerra nueva: Irán, ¿un déjà vu?

Irán

Pequeña con la bandera nacional de la República Islámica de Irán.

Irán: ¿Se avecina una nueva “primavera”? Intensificación de la campaña de propaganda para una intervención bélica en el país persa.

Entre uvas y celebraciones puede que no hayáis visto demasiado sobre el tema, pero parece ser que en la República Islámica de Irán, están muy enfadados y hartos de todo. Dicho sea de paso, también lo están en Honduras, Bahréin, Argentina o Marruecos, aunque de ello no hablan ni La Razón, ni La Sexta, ni El País, ni Gara o tampoco Público. Anteriormente, al igual que hoy ocurre en el país persa en Libia, Siria, Venezuela o Ucrania también pasaron por lo mismo… ¿a que eso sí que os suena de haberlo visto, por ejemplo, en los medios citados? ¿Porque creéis que editoriales tan dispares repiten a pies juntillas las mismas noticias? Podrían ser dos cosas, ambas muy serias y tristes. Por un lado, podría ser que como las noticias internacionales se compran a grandes grupos de prensa, si esos mismos grupos no ponen el foco en ciertos acontecimientos nadie dará voz a ese conflicto. Esa práctica es conocida como, “media shadow” o sombra mediática. Si por algún casual, alguien dominase esos grandes grupos de prensa “puros e imparciales” … podría controlar lo que sale o lo que no sale a la luz en el mundo. ¿Qué locura no? Y que miedo. El otro lado que podría explicar la finalidad de esta praxis sería lo que en las Ciencias Políticas estudiamos como ingeniería social, que no es más que la repetición de cierto contenido en cierta manera específica para la asimilación de determinado hecho o acción. Dicho de una manera sencilla, que tragues con lo que ellos quieran.

Aclarando esto, podríamos decir que muchas veces, más que noticias se las puede definir como propaganda. Ni más, ni menos que eso. Burda propaganda bélica para evitar que ocurra lo mismo que pasó en su día con la Guerra de Iraq y el pretexto de las armas de destrucción masiva, armas que jamás existieron. Una guerra que llevaría a millones a las calles y que desde aquello nunca mas se ha vuelto a ver semejante protesta global. Ya se han preocupado de que no vuelva a ocurrir, no me refiero a las guerras impuestas… esas siguen ocurriendo. Lo que no se ven, son millones de personas con el “NO A LA GUERRA” en las calles.

¿Pero qué ocurre en Irán? ¿Y por qué ahora?

Irán es difícil de explicar en pocas palabras para alguien como yo, que observa el mundo desde un prisma progresista, feminista, internacionalista y antiimperialista. Es claro que es una teocracia y que tiene un largo recorrido por andar en el camino de los derechos y libertades sociales, pero no es menos cierto que la intoxicación entorno al país persa es desde hace 40 años la más brutal que un país haya conocido. Gobiernos, medios, y ONG´s se han encargado de ensuciar y mezclar el nombre de Irán, sus instituciones, el de su pueblo o cualquier cosa que venga de allí. Han sido tildados siempre de reaccionarios, terroristas, asesinos, sectarios o antisistema… “Irán, el mayor peligro para la humanidad”. ¿Y es así? Rotundamente NO.

Pude conocer Irán a fondo y en primera persona y debo decir que su gente me enamoró, lo digo desde el corazón. Es el pueblo más especial que jamás haya conocido y fue realmente una sorpresa ver la realidad del país. Alejadísima de lo que nos cuentan en los medios, no me esperaba nada así. Un pueblo al que soy el primero en defender en sus legítimas protestas contra el gobierno, tal como apoyo las protestas de nuestros compañeros y compañeras en Argentina, los rifeños y la clase obrera marroquí en el Reino alauí, el pueblo de Israel contra los casos de corrupción y las políticas retrogradas de Bibi Nethanyahu o las de hace unas semanitas en Francia contra el neoliberal de Macron. Estos últimos casos, desconocidos para la mayoría de la población por tener escaso eco en los medios occidentales… veréis en los próximos días, semanas o meses como todo es: “Irán, el régimen de los Ayatollahs”. De hecho, ya llevaban unas semanas antes de las protestas con: “Yemen bombardeó Arabia Saudí con misiles iraníes, los terroristas palestinos bombardearon Israel con misiles iraníes, el presidente libanés teme que Irán lo mate…” Y demás mentiras y chorradas.

Dejemos las anécdotas y veamos de dónde viene y qué pasa actualmente en la órbita iraní…

Irán es un país increíblemente valioso, tanto energéticamente, demográficamente como en cuanto a su geolocalización, no en vano siempre ha sido codiciada, deseada y punto clave entre occidente y oriente. Es la primera potencia gasística mundial por delante de Rusia y Qatar y rivaliza en tercer/cuarto puesto en reservas petrolíferas con su acérrimo enemigo, el medieval reino wahabita de Arabia Saudí. La nación cuenta además con extensos kilómetros costeros y grandes salidas marítimas, junto con el control del tan ansiado Estrecho de Ormuz. Un Ormuz, por el que se estima pasa el 29% del petróleo mediante pipes (tubos) y cerca del 46% del crudo comercializado y transportado marítimamente en el Mundo. Son palabras mayores, abrumador potencial el de la nación persa. Además, Irán cuenta con una nación joven y muy preparada donde de los 80 millones de habitantes más del 75% son menores de 35 años y actualmente es uno de los países con mayor porcentaje de graduados universitarios y jóvenes cualificados del mundo, siendo más de la mitad mujeres.

Pero Irán es mucho más que todo esto. Como os decía, siempre fue codiciada y ya antes de la Revolución Islámica del 79, había sufrido lo suyo. Allá por 1953 las potencias coloniales del Reino Unido y Estados Unidos apartarían del poder al legitimo Primer Ministro Mohammad Mosaddegh. ¿Por qué lo desterraron la CIA y el MI5? Los colonizadores temían un acercamiento de éste al comunismo ya que sus políticas nacionalizadoras y socialistas no casaban con los planes del Imperio. Un Imperio que no dudó en apoyar con unos medios ingentes a una dictadura monárquica con miles de muertos y desaparecidos y con la figura central, del megalómano Sha de Persia. Un Sha al que occidente le ponía alfombra roja allá donde fuese, independientemente de las matanzas que causase entre hombres y mujeres progresistas o gente religiosa. Que más dará, el petróleo se lo llevaba la inglesa BP y eso es lo que le importa al Imperio, ni derechos ni libertades… solo el “money, money”. El padre del Sha, fue aliado de la Alemania nazi pero su hijo por dinero y poder cedió y se pasó al Bando Aliado. Por el contrario, los aliados a cambio de expoliar los recursos del país le dieron luz verde para masacrar a su pueblo y comprar o tener todo aquello que desease. Como ejemplo tonto para ver la sinvergonzonería e hipocresía podría mencionarse la que es considerada la mayor fiesta de la Historia. Un evento donde el Sha, se autoproclamaría “Rey de Reyes” delante de dirigentes y monarcas de todo el mundo en mitad del desierto con una ciudad hecha expresamente para el evento. Miles de aves y árboles traídos desde Europa para la ceremonia que caían muertos y desplomados por el clima desértico, un aeropuerto específico para el evento, champan y vino de la más legendaria reserva de 1911, catering del mejor restaurante del Mundo (el Maxims) que se trasladó enteramente al evento desde París al desierto iraní frente a la tumba de Darío el Grande. Todo eso mientras más de la mitad del pueblo, no tenía que comer y el Sha, para mas inri televisó los festejos 24 horas al día “non stop” durante días. En ese contexto surgió la revolución iraní, de mano de hombres y mujeres hartos del sátrapa… consolidando una República, que finalmente tomaría forma de gobernanza islámica con el Imam Khomeini como ideólogo.

Khomeini  heredará un país roto y dividido que él dividiría aún más si no hubiese sido por la Guerra Impuesta. Un devastador conflicto donde se enfrentarían contra el lacayo del imperio, el iraquí Saddam Hussein.

Un Khomeini que heredaría un país roto y dividido que él dividiría más si no hubiese sido por la Guerra Impuesta. Un devastador conflicto donde se enfrentarían el lacayo del imperio, el iraquí Saddam Hussein, contra la recién fundada República Islámica de Irán. Una guerra que se definiría como Impuesta porque fue la administración norteamericana quien incitaría a Saddam a conquistar Irán. De esta manera, las potencias destruirían el enorme arsenal armamentístico que heredó Khomeini del depuesto Sha, títere de occidente e intentarían que la revolución islámica no se expandiese a otros países de la zona. Lo que jamás calcularon es que, en la guerra contra Iraq, el pueblo iraní luchó como uno solo contra la invasión árabe que era financiada y armada por todas las potencias occidentales. Irán mientras iba pobremente pertrechada y su estrategia a veces se basaba en la toma de trincheras por avasallamiento numérico. Dicho de otra manera, correr y disparar hasta que las ametralladoras no diesen abasto y alguien llegase a la posición enemiga. Hubo de todo, el escándalo “Irangate” y el financiamiento de contras en Nicaragua, las matanzas de la secta terrorista MKO iraní (islámico marxista) afín a Saddam Hussein y financiada por occidente, los kurdos iraquíes alineándose con Irán, los más salvajes ataques químicos por parte de Iraq hacia iraníes y kurdos con el silencio y armamento de occidente… Fue una guerra brutal donde en los 8 años que duraría hubo todo tipo de purgas, conspiraciones, manipulaciones, mentiras, masacres y traiciones y que como consecuencia, llevaría a la total destrucción de ambos países y millones de muertos y mutilados. Lo peor de todo fue que la cosa no terminó con el armisticio, y cada régimen siguió dirigiendo con mano de hierro su país. Una Iraq, amiga de occidente que fue respaldada por todas las potencias, aunque masacrase a su pueblo o vecinos. Por otro lado, estaría una Irán aislada y sola, que encararía su futuro a manos de una república islámica que desconfiaba de todos y de todo. Esta situación llevaría a Irán a crear unas políticas, sociedad y economía de resistencia ya que aparte de la destrucción del país, sufriría la batería de medidas, sanciones y bloqueos internacionales más salvajes que jamás haya padecido ninguna nación. Todas estas medidas que el Imperio tomó y alguna otra, como derribar un avión de pasajeros matando a centenares de civiles iraníes desde un portaviones americano y galardonando a los asesinos a su vuelta, hicieron el que el tan afamado eslogan de “Death to America” (Muerte a América o el Gran Satán) se haya mantenido durante tantos años en la retórica de gran parte del pueblo. Aclarar algo que los medios no suelen mencionar y es que, la proclama se refiere a las políticas imperialistas de EE. UU., no es contra su pueblo.

Irán

Hombre saludando al Sha, “Rey de Reyes”.

Explicado todo lo anterior nos queda colocar a la Irán actual.

Las protestas son comprensibles, loables, saludables y deben tener nuestro total apoyo. Lo que es más extraño es que el día 12 de diciembre Israel y los EE. UU. cerrasen un pacto llamado “retención de la amenaza iraní”. Tres días más tarde el portavoz Tillerson amenazase públicamente a Irán de que “algún día su pueblo se alzará y lo derrocará y EE. UU. estará ahí, para ayudar a los iraníes”. Curioso. Raro es también que, tras todo eso, días más tarde Israel y Arabia Saudí acordasen un pacto que llamarían “Enemigo común: Irán, amenaza mundial”.

Una Irán que con la firma de acuerdos nucleares veía con esperanza los años venideros pero que luego ha visto como las sanciones se han seguido perpetuando siempre so pretexto de alguna nueva excusa por parte del Imperio, fuese Obama, Trump, Mongherini o Nethanyahu. Una Irán que ha ido abriéndose al mundo y vería al presidente Rouhani como una fuente de esperanza y sus promesas de prosperidad con la firma del acuerdo nuclear, Iran Deal. Promesas que han caído en saco roto y que las nuevas sanciones impuestas por parte de occidente agravan la situación. Un brutal bloqueo que ha conseguido tras 40 años de estrangulamiento una inflación bestial y unos números de desempleo enormes, principalmente entre los más jóvenes. A eso habría que sumar el descontento en ciertos sectores conservadores y también de izquierdas sobre el pacto con USA, que ven como inútil ya que entienden que jamás los dejarán en paz ni dejarán de conspirar contra ellos. De hecho, éstas fueron las protestas que se extendieron por todo el país. Lo que los medios no cuentan es que las protestas iniciales de Mashaad, eran en contra de las medidas semi-liberales tomadas por el presidente aperturista Rouhani. Es gracioso como en los medios y algún experto o ONG´s como Human Right Watch de la mano de Keneth Roth decían que las protestas pedían la caída del Imam Khamenei, pero en las fotos y letreros escritos en persa… aparecían frases como “América traidora y mentirosa” o “sea Israel castigada”. Realmente llamativa y patética la burla y la mentira de nuestros medios y los pseudo-expertos. Las protestas son comprensibles, loables, saludables y deben tener nuestro total apoyo. Lo que es más extraño es que el día 12 de diciembre Israel y los EE. UU. cerrasen un pacto llamado “retención de la amenaza iraní”. Tres días más tarde el portavoz Tillerson amenazase públicamente a Irán de que “algún día su pueblo se alzará y lo derrocará y EE. UU. estará ahí, para ayudar a los iraníes”. Curioso. Raro es también que, tras todo eso, días más tarde Israel y Arabia Saudí acordasen un pacto que llamarían “Enemigo común: Irán, amenaza mundial”. Gracioso que eso lo digan dos de los países más racistas, asesinos y reaccionarios del globo. Llamativo es también que Arabia Saudí hace unas semanas amenazase a Irán con llevar la guerra dentro de sus fronteras y hacer arder Tehran. O que el ISIS amenazase con degollar al Guía Khamenei o a Qassen Soleimani (conocido como “terror del DAESH”, hombre fuerte de la Guardia Revolucionaria Iraní y uno de los mejores estrategas bélicos del mundo). Es completamente lógico y normal que la gente haya aprovechado las proclamas anticorrupción y económicas para exigir también algún tipo de cambio diferente, como políticas menos restrictivas o mayores libertades. Totalmente comprensible y admirable. Lo que es extraño es que en las primeras 24 horas de movilización y mega-cobertura mediática internacional, el grupo terrorista MKO antes mencionado y con sede en Washington, declarase la guerra al gobierno, o que un grupo sunní radical vinculado a Al Qaeda explosionase un gasoducto con la ayuda de las milicias kurdas del PJAK (opuestas pero en este caso cooperando, ¿tendrían ordenes de alguien?), o que saliesen centenares de vídeos de jóvenes armados diciendo que matarían “a los perros” (gente progubernamental), o que por orden explicita del Líder Khamenei la policía saliese sin armas de fuego y alguien disparase tanto a manifestantes como a policías… incluso matando a un policía. No es una conspiranoia o una película de ficción, es algo que en el golpe de estado nazi del Maidan ucraniano ya pasó, o que en las protestas sirias de Deraa también lo vivieron… Sospechoso también que en todo ese movimiento no haya ningún partido o movimiento, corriente ideológica, ni líder político, o sindical, ni estudiantil, tampoco agente político ni social de ningún tipo. Todo esto es extraño y algunas proclamas vistas en las manifestaciones dan que pensar… “Jodete Gaza, Iraq, Siria, Palestina y Hezbollah… malditos árabes, morid” o “Sudamérica no es persa, no más ayudas a los indios” y lo más extraño “Soleimani es Satán, no EE. UU. We love you Americal, help us (ayúdanos) and bomb him (y bombardearlo)”. Y digo que es extraño porque incluso entre los más opositores al régimen, el General Soleimani es admirado por su lucha contra el DAESH y el apoyo que Irán da a lo largo del mundo es mayoritariamente respaldado, aunque es cierto que supone un gasto altísimo para la nación.

Lo descrito nos sirve para conocer el pasado y presente de Irán, pero esas líneas de nada valen si omitimos la realidad que esta detrás de toda la basura y mentira que nos venden. No es más que geopolítica y geoestrategia capitalista, salvaje Imperialismo. Y no, no es algo del pasado, ni tampoco cosas de la Guerra Fría, ni mucho menos. Irán es el pilar del Eje de la Resistencia frente al sionismo israelí, la columna resistente de oriente medio frente al depredador capitalismo genocida estadounidense, la figura decisiva en la lucha contra el Estado Islámico, Al Qaeda y su sponsor Arabia Saudí. Irán ha sido y es, el apoyo indispensable de los movimientos populares a lo largo y ancho del globo. Sabemos que es una teocracia y aunque intenta abrirse al mundo y a las peticiones de su pueblo (como ejemplo, aprobaron el cambio de reglamento en la vestimenta y el velo), tiene mucho recorrido por andar. Muchísimo. Una teocracia que rige el país desde un socialismo islámico, con medidas inaceptables para el capitalismo monopolista y asesino en el que vivimos en occidente. Una Irán amiga de los pueblos oprimidos y que, aunque sea una república islámica no duda en ayudar a quien lo necesite, sea o no musulmán… como la Venezuela bolivariana, la Cuba revolucionaria, la Siria socialista, la resistencia palestina o libanesa, al masacrado pueblo rohingya de Myanmar, al pueblo iraquí y los kurdos en su lucha contra los islamo-fascistas del DAESH… Esa es la Irán que quieren destruir. No va de derechos, no os engañéis. Arabia Saudí, Bahréin y demás países de la órbita “capitalism-friendly” están 500 años por detrás de Irán y masacran a su pueblo y otros pueblos y nadie dice nada sobre ellos. O cuando Israel abrasa con fósforo blanco a niños en la franja y todos callan. O en Honduras el pro-yankee fusila a manifestantes y no dice ni pío nadie. No va de eso, va de borrar del mapa a quien no se vende por unos dólares, de destruir a quien no ha sucumbido a los sobornos o al monopolio occidental, a quien se mantiene firme y digno ante las más salvajes agresiones. Las protestas son sanas, igual que en Francia, Catalunya, Caracas o Kuwait. Las reformas que quiera el pueblo iraní, las deberá decidir el pueblo iraní y nadie más… ni el sultán saudí degollador amigo del Ibex, ni el misógino y fascista Trump, ni el asesino de niños sionista israelí.

Irán

Soleimani y la Guardia Revolucionaria Iraní con fuerzas kurdas de Iraq, fue clave ayudando a expulsar al ISIS de la zona. Irán ha sido clave en la lucha contra los islamo-fascistas del Daesh en Irak y Siria.

Estemos atentos pues, porque esto ya lo hemos vivido antes en Venezuela, Siria o Ucrania… cual macabro “déjà vu” se vuelve a producir y lo triste es que volvemos a tragar. Wesley Clark, General yankee y Comandante Supremo de la OTAN reconoció, antes de que empezasen todas “las revueltas, primaveras árabes y revoluciones de colores” que derrocarían según lo planeado en el 2001, a 7 países (Siria, Iraq, Libia…) … terminando con… sorpresa: Irán!. Podéis ver los vídeos incluso en youtube si pensáis que es un cuento o leyenda urbana, vídeos grabados en 2007… años antes de las “revoluciones”. Irán no sucumbió en los 80, cuando Iraq y todo occidente la gaseó y la masacró, resistió unido contra la agresión externa y no penséis que esta vez no luchará por su patria. Millones de hombres y mujeres defienden su modelo y otros muchos quienes demandan cambios o mejoras no dudarán en unirse y luchar contra este complot. El pueblo iraní lleva 40 años de resistencia al sionismo imperialista y muy ingenuo debe de ser alguien, si cree que dejarán caer el país y todo el Eje de la Resistencia sin presentar batalla. No dejarán caer el país ni a sus hermanos o vecinos sin luchar, dejándolo todo en manos de un títere liberal capitalista o un islamista pro-Israel de la órbita saudí o de Al Qaeda.

Me vienen a la cabeza los personajes mediáticos e intoxicadores que con el autoimpuesto alias de “expertos”, pronto empezarán con sus campañas en pro de una nueva guerra “humanitaria”, utilizando términos que emplearían en Ucrania, Libia, Siria o Venezuela: “rebeldes libertadores o freedom fighters, bombardeos selectivos de la coalición estadounidense contra instalaciones sospechosas del los Ayatollahs, matanzas de civiles de manos de los radicales chiitas, represión del régimen khomeinista, 300 mil millones de detenidos y 850 mil millones de asesinados por el régimen…” y demás chorradas para que así, asimilemos la agenda supremacista atlantista del Imperio. Guays como Ana Pastor, Lazkanoiturburu, Marhuenda, Santiago Alba Rico, Inda, Leila Nachawati y sus patrocinadores de la Casa de Alba, Évole, Ana Rosa o Ferreras… el dream team de la desinformación. Tiempo al tiempo.

Mi total apoyo al pueblo iraní en sus protestas y exigencias económicas, y mi total sustento al mismo pueblo en contra de todos los golpes y complots que se les avecinan por ser una nación que no ha claudicado y ha ayudado a no claudicar a otros pueblos… seamos conscientes de que, si quitasen de la ecuación a Irán, sería un jaque mate a muchos otros… desde Bolivia, Cuba, o Venezuela a Palestina, Siria, Iraq o Yemen.

Me despediré citando una frase de uno de los Imanes del chiismo que es pilar de la República Islámica de Irán, y que muestra el temperamento del pueblo iraní, sea o no creyente:

“Aunque luche solo y mi enemigo cuente por millares,
no renegaré de mi fe ni de la defensa del oprimido.
Aunque eso suponga morir cien veces.”

Irán

Caricatura de un medio iraní, sobre quienes están detrás de la violencia.

Aritz S.O.