Limpieza étnica en Jerusalén: El caso de Mustafa Kharouf

limpieza

Limpieza étnica en Jerusalén: El caso de Mustafa Kharouf

Hace pocos días, compartí como el ejército de ocupación sionista sacaba por la fuerza de las armas a una familia palestina de su casa en Jerusalén, para meter a unos colonos vendidos de no se sabe dónde.

Otra política israelí de judaizar la ciudad de Jerusalén, expulsando a sus habitantes palestinos es la revocación de la residencia. Aquí os cuento el caso de Mustafa, un joven palestino, que además es periodista, por lo tanto es más molesto para la ocupación por documentar las violaciones de derechos de la población autóctona palestina.

limpieza Mustafa Kharouf nació en 1987 y se mudó a Jerusalén en 1999 con su familia, su madre, su padre y sus hermanos, cuando tenía 12 años y vivió en Jerusalén durante 20 años. Se casó en 2016, tiene una hija, y trabaja como fotógrafo de noticias en la Agencia Turca Anatolia.

Durante su prolongada vida en Jerusalén, Mustafa intentó varias veces presentar sus documentos para obtener documentos oficiales y reagruparse con su familia y, por lo tanto, organizar su residencia en Jerusalén. Sin embargo, el Ministerio del Interior israelí rechazó sus repetidas solicitudes.

En su último intento hasta la fecha, Mustafa apeló ante el tribunal israelí contra la decisión del Ministerio del Interior israelí de rechazar una solicitud de unificación familiar con su esposa, un rechazo que se incluyó en la categoría de “razones de seguridad”. Un día después de la presentación de la apelación, el 22 de enero de 2019, la policía israelí arrestó a Mustafa y lo trasladó a la prisión de deportación de Jiffun en Ramleh, donde está cumpliendo su condena.

A pesar de que el Ministerio del Interior israelí se excusa con “razones de seguridad” para no conceder a Mustafa la unificación familiar, a pesar de que no hay ninguna medida de seguridad o penal contra Mustafa. La información en la que el Ministerio del Interior se basa para rechazar la unificación familiar se clasifica como “información clasificada secreta”, que a menudo está relacionada con su trabajo como fotógrafo de prensa, que requiere contacto con la calle palestina, presencia en diversos eventos y sucesos que debe cubrir la prensa. Todo dentro de los requisitos de su actuación como fotógrafo, no más. En el último proceso legal del equipo de defensa de Mustafa, presentó una apelación contra el rechazo de la unificación familiar, pero el tribunal de apelaciones decidió rechazar la, por lo que Mustafa espera que su archivo se transfiera al Tribunal Central en las próximas semanas.

“A Mustafa se le conoce como un “residente ilegal” y no hay lugar en el mundo donde su residencia sea legal, ni en Jerusalén, Cisjordania ni Jordania.”

En vista de la negativa del Ministerio del Interior a no incluirlo con su familia y otorgarle una tarjeta de residencia, a Mustafa se le conoce como un “residente ilegal” y no hay lugar en el mundo donde su residencia sea legal, ni en Jerusalén, Cisjordania ni Jordania. Esta es una de las historias más difíciles en las que viven muchas familias de Jerusalén, un fenómeno que no se puede ignorar, especialmente cuando devoran las vidas de aquellas familias que pasan años tratando de arreglar sus documentos legales con el Ministerio del Interior de Israel. Incluyendo largas y complejas políticas de persecución, dilación y abuso. Mustafa no hizo daño a nadie, solo pide vivir como cualquier otra persona con su familia, su madre, su padre, sus hermanos y hermanas, su esposa y su hija de un año y medio. Mustafa no tiene familia fuera de Jerusalén, y todos sus parientes cercanos y lejanos están en Jerusalén.

No tiene familia ni lugar adonde ir, y la simple intención israelí de deportarlo es un algo inhumano, pasando por alto que no ha cometido ningún delito y vive en la ciudad hace 20 años.

Esta es una violación muy seria de la libertad y la dignidad humanas, y se está violando la libertad de prensa y de expresión. Su familia continuará la lucha legal para liberar a Mustafa y devolverlo a su regazo, con la esperanza de encontrar oídos y una visión humanitaria.

Para obtener información más precisa sobre el caso de Mustafa, comuníquese con el abogado Udi Lustigman mail@lb-law.net

Jaldía Abubakra

(Visited 92 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *