Dalal al-Moghrabi y la República Palestina.

El 11 de marzo de 1978, once hombres y una mujer pudieron fundar la República de Palestina en un autobús.

Nizar Qabbani dice: En el autobús… fundaron Su República,
Once hombres liderados por una mujer llamada Dalal al-Moghrabi pudieron establecer la República Palestina.

Después de que el mundo se negó a reconocer su derecho a fundarla… tomaron un autobús de Haifa a Tel Aviv y lo convirtieron en capital temporal del Estado de Palestina alzaron la bandera de blanco, verde, rojo Y el negro en la parte delantera del autobús, se rieron y cantaron como hacen los escolares en las excursiones.

Cuando fueron capturados por las fuerzas israelíes y perseguidos por helicópteros que querían tomar posesión por las armas, del autobús capital, lo volaron y explotó con ellos.

Por primera vez en la historia de las revoluciones, se convierte un autobús de transporte compartido, en una república independiente llena de soberanía por 4 horas. Para nada importa cuánto tiempo se duró aquella República palestina lo importante es que fue fundada y su primera presidenta se llamaba Dalal Almograbi.

Esta es la primera vez que tenemos una mujer como presidenta de la República. La valentía no tiene sexo, los hombres árabes deben entender que no es monopolio suyo, la victoria de la vida ni la gloria de la muerte. La mujer puede amar de forma mucho más noble de lo que aman y morir de forma mucho más gloriosa de lo que mueren.

Cuando Dalal decidió practicar su verdadera maternidad fue a Palestina como hizo Maryam bint Omran, y allí en la buena tierra brotaron trigo, aceitunas y profetas, apoyó su espalda a un tronco de palmera (le cayó su fruto) comió, bebió, descansó y soñó que las aves de la Alta Galilea posaron sobre sus hombros y la llamaron (madre) pero los soldados israelíes le dispararon en los momentos del parto y se fueron, pensando que ella no volverá a concebir.

Pero Dalal dio a luz hijas e hijos que regresarán, quince años después, quinientos o después de cinco mil años, para visitar la tumba de su madre salpicada de azahar. Once hombres y una mujer caminando como una anémona en el recuerdo de las rosas murieron. Pero su sangre se convirtió en un nuevo idioma que huyó del antiguo idioma árabe e inventó un idioma especial.

Huyeron del lenguaje que no hace nada al lenguaje que hace todo, huyeron de la ciencia del habla y la evidencia de las cosas buenas y los lazos, de la literatura de Kalila y Damna y el alba y el ocaso y los promotores dorados del lenguaje en proceso de nacer, del vocabulario de la ceniza al vocabulario del álgebra árabe, la lengua árabe como la hablan los políticos desde el océano hasta el Golfo está obsoleta no dice nada, no significa nada y no transfiere ni frío ni calor y no toma ninguna acción. Once hombres y mujeres en un momento de reflexión y honestidad con uno mismo decidieron romper todo el vocabulario cobarde y profano en el idioma árabe empezando por la sin, será, hasta quizás el resto de la banda, sabe Dios.

Once hombres y una mujer se deshicieron del vocabulario de esponjas y plásticos en el diccionario político árabe, por lo que decidieron entrar en el diccionario y matar predicando.Once hombres y mujeres eran más grandes que todos nosotros.

De los árabes desnudos y metafísicos, más grandes que la derecha y la izquierda y más grandes que los ideólogos, teóricos, filósofos y activistas en las cajetillas de tabaco vacías y más grandes que todos los evasores, osciladores.

Once hombres y una mujer cortaron el cabello que nos estaba asfixiando. Rompieron todas las botellas en las que nuestro maestro Ayub almacenó las pastillas de paciencia y rompieron todas las postales de felicitaciones intercambiadas por todos los gobernantes árabes con motivo de sus cumpleaños, bodas y circuncisiones de sus hijos y los dientes de sus nietos (por el bien del mando árabe).

Ellos anhelaban su patria y nadie les dio una de sus llaves, así que hicieron de sus heridas, llaves de oro y entraron.

¿Los has visto?
¿La cabeza de Dalal Al Moghrabi y su cabello esparcidos en el suelo de la patria?
¿Sabéis cómo vuelve el río a su fuente y el árbol a sus raíces y la música del poema al poema?
¿Habéis visto su sonrisa?

Lo cual es como la sonrisa de un niño cuando abre las cajas de regalos.

El regalo que recibió Dalal Al Moghrabi fue Palestina y de la intensidad de la alegría la abrazó y murió.
Mil años después los niños árabes leerán la siguiente historia… El día once de marzo de 1978, once hombres y una mujer pudieron fundar la República de Palestina en un autobús y su República duró 4 horas, no importa cuánto duró esa república … lo importante es fue fundada. Y que Dalal estableció la República Palestina y levantó la bandera palestina no importa la edad de esa república, lo importante es que levantó la bandera palestina en la profundidad de la tierra ocupada.

Jaldía Abubakra.

(Visited 79 times, 1 visits today)