Euskal Herria, las víctimas invisibles. Terrorismo de Estado.

Euskal Herria, Vitoria, Represión, Estado Español, Terrorismo de Estado
Cristales rotos tras la matanza de Vitoria en 1976.

Las víctimas del terrorismo de Estado del estado Español en Euskal Herria. Introducción a la historia oculta de las víctimas invisibles.

Desarrollaremos una serie de artículos narrando la historia de la guerra oculta o manipulada del terrorismo de Estado en Euskal Herria. Comenzamos con esta introducción sobre la calificación de víctimas en el discurso político estatal, las relaciones entre Euskal Herria y el Estado Español, las primeras víctimas y el nacimiento de ETA.

“La mejor forma de cultivar el internacionalismo es avanzar el proceso revolucionario social, allá donde haya condiciones para ello…los trabajadores vascos no somos ni españoles ni franceses, sino única y exclusivamente vascos, y lo que nos une con ellos no es la pertenencia a una misma nación, sino a una misma clase.” –José Miguel Beñaran Ordeñana, Argala.

Víctimas de primera, segunda y tercera. Las víctimas del terrorismo de Estado.

Las víctimas no son todas iguales. No lo son a la hora de ser reconocidas por instituciones y medios, ni a la hora de juzgar a quienes contra ellas atentaron. Por unas se exige constantemente que se pida perdón por otras no. Hay víctimas de primera como Miguel Ángel Blanco, recordado cada aniversario, víctimas de segunda como los civiles listados por la AVT (Asociación de víctimas del terrorismo) y demás fundaciones y asociaciones de víctimas; e incluso hay víctimas de tercera o cuarta, como son los cientos de asesinados por las fuerzas de seguridad del estado o por los grupos parapoliciales de ultraderecha. Esas víctimas del terrorismo de Estado a quienes nadie desde el Gobierno o sus voceros mediáticos hace nada por recordar sino todo lo contrario, silencia y oculta su memoria para que nadie ajeno a esta historia pueda llegar a replantearse si obedece a la realidad la versión que le han contado.

Hay otras víctimas a las que se ningunea y humilla, a las que incluso se criminaliza por pertenecer o no “al entorno” de los malos de esta película cuyo guionista siempre es el mismo.

Por las víctimas de “primera” se dispersa a sus autores y a los que no siéndolo son asociados con estos, se elaboran listados torticeramente manipulados que se difunden periódicamente a la ciudadanía a través de los canales que sea necesario. Pero hay otras víctimas a las que se ningunea y humilla, a las que incluso se criminaliza por pertenecer, o no “al entorno” de los malos de esta película cuyo guionista siempre es el mismo. En todo caso, no pasa nada, ya que “el pasado, pasado es y no merece ser removido”. No hay perdón ni reparación , no hay homenajes para las miles de víctimas de una guerra civil provocada por un golpe de estado fascista, ni los hay para las víctimas de 40 años de dictadura. No existe el delito de apología para quienes se regocijan de esas otras muertes. La disculpa es que quedan muy lejanas en el tiempo. La condena, la reparación, el reconocimiento, parecen tener una fecha de partida, la de la creación de ETA. Y a partir de ahí si parecemos estar obligados a recordar a las víctimas, pero solo a las de ETA, FRONT, Hoz y Martillo, FRAP, MIL , GRAPO, MPAIAC, CAA, Terra Lliure o Exercito Guerrilheiro do povo galego ceive.

Euskal Herria, Represión, Estado Español, Terrorismo de Estado
Jean Pierre Leiba asesinado por el GAL.

Desde aquí vamos a tratar de recordar que son muchas las víctimas del terrorismo de estado y que este no se limita a la actividad del GAL.

No se recuerda de la misma forma a las víctimas de las fuerzas de seguridad del estado, a las víctimas del terrorismo del Estado, pues en este caso no es considerado terrorismo, sino cumplimiento del deber que trae consigo “errores” o “lamentables excesos”. De esta forma, solo nos queda la conocida como guerra sucia, coincidente en tiempo y lugar con la actividad de ETA, como algo que medianamente se preste a ser “condenable”, especialmente si a unos les sirve para culpar a los otros reduciendo el asunto al GAL y sus creadores, los altos cargos del PSOE que gobernaban en la década de los 80. Y así lo dejamos, como si todo se redujese a esa veintena pasada de víctimas mortales. En parte es culpa nuestra por ceñirnos a los mismos nombres ( Lasa eta Zabala, Santi Brouard…) que la inmensa mayoría de gente crea que fueron cuatro casos y siempre con víctimas relacionadas con ETA o HB. Ni por asomo fue así y es lo que desde aquí vamos a tratar de recordar, que son muchas las víctimas del terrorismo de estado y que este no se limita a la actividad del GAL, sino que mucho antes, bajo nombres y bailes de siglas como Guerrilleros de Cristo Rey, BVE, AAA, ATE…fueron muchas las personas que fueron asesinadas por nostálgicos del franquismo, policías o guardias civiles con pasamontañas o mercenarios reclutados entre agentes del Mossad, ex cortacabezas de OAS en Argelia, narcos y proxenetas de grandes urbes francesas, sanguinarios agentes de la dictadura argentina o neofascistas italianos de grupos como Ordine Nuovo, capaces de cometer atentados como la “strage di Bolonia” del 2 de agosto de 1980, en el que murieron 85 personas. Gente a la que el propio estado pagaba, armaba y protegía, gente que jugaba a las cartas en cuarteles de la guardia civil y recurría al teléfono directo de las oficinas de altos cargos de la Policía y del Ministerio de Interior cuando las cosas se complicaban.

El Estado Español y Euskal Herria.

¿Para qué plantearse otra cosa.? “Los vascos nos odian.” ¿Y ya? ¿Eso es todo? “Todos hemos sufrido la opresión franquista.” ¿Por igual?

Resulta fácil creer y hacer creer que los vascos nacen con una tara que les hace ser proclives a enfrentarse y matar a miembros de las fuerzas de seguridad del estado, a sus chivatos o a políticos que perpetúan el carácter fascista del estado. ¿Para qué plantearse otra cosa.? “Los vascos nos odian.” ¿Y ya? ¿Eso es todo? “Todos hemos sufrido la opresión franquista.” ¿Por igual? ¿No hay diferencia ni matiz alguno entre lo sufrido en un pueblo cualquiera de La Mancha y lo pasado y vivido por la gente de Orereta-Renteria?

ETA, Euskal Herria, Estado Español, Javier Batarrita, Terrorismo de Estado.
Javier Batarrita primer asesinado por las fuerzas de seguridad del Estado desde la creación de ETA.

ETA cometió su primer atentado mortal en 1.968  fue el de Melitón Manzanas, un señor que aprendió métodos de tortura con la Gestapo y que los pondría en práctica en el cuartel de la Brigada Político- Social que comandaba. Cortar los pezones a mujeres y violarlas hasta la muerte con palos o el cañón de armas de fuego, suponían razones para ser condecorado, incluso a título póstumo y en plena época de Aznar. Ese mismo año, 434 vascos y vascas fueron detenidos, 189 encarcelados, 38 exiliados y 75 deportados por razones políticas…o por pedir un vino en euskera. En Euskal Herria te podían alcanzar 49 impactos de bala “por error” como al comercial de motocicletas Javier Batarrita en una operación conjunta de la Policía Armada y la Guardia Civil contra ETA en 1.961, siete años antes de ese primer atentado mortal. Nadie pagaba por ello. Podías morir torturado como la turista venezolana Mercedes Antxeta, el portugués Manuel Tomas Gomes, José María Quesada, Francisco Javier Escalada, Antonio Goñi o Juan José Munduate, te podían matar de una paliza por cosas tan graves como hacer una pintada y no hablar en castellano, como le ocurrió a Bixente Lertxundi, podías morir acribillado por la Guardia Civil por merodear la frontera, como les ocurriría a Goñi, Jesús dos Santos o Mikel Iturbe, chaval de 17 años para el que resultaba especialmente difícil evitar tan “grave” delito, teniendo en cuenta que vivía en un baserri de Zugarramurdi , a escasos metros de la muga. Manifestarse contra la contaminación que quemaba la ropa tendida en los balcones de Erandio podía ser motivo para que la policía franquista provocase dos abortos a base de regalar porrazos en el vientre a mujeres embarazadas, o te podía tocar la lotería de esos disparos que acabaron con la vida de Antton Fernández y Josu Murueta. Los controles mortales de la guardia civil, que de vez en cuando se llevaban a alguien directo al cementerio en otros lugares del estado, por aquí eran inusual y misteriosamente frecuentes. La cultura vasca era pisoteada, el euskera llevaba muchos años prohibido en la enseñanza o medios de comunicación. Si se te olvidaba que tu idioma era una suerte de cosa del demonio, ahí estaba la Guardia Civil para meterte mano, amenazarte y dedicarte “palabras” varias que te hiciesen recordar que no podías hablar a tus hijos en otro que no fuese ese idioma impuesto por el bien de la unidad de la nación.

Del terrorismo de Estado al nacimiento de ETA.

Euskal Herria, Represión, Estado Español, Terrorismo de Estado
Manifestación en la embajada de España de Caracas contra El Proceso de Burgos.

Esta era la tesitura en la que un grupo de estudio universitario organizaba sus charlas y cursos de euskera e historia clandestinos allá por los años 50. Tras fusionarse con las juventudes del PNV (EGI) y ser expulsados estos del partido por desarrollar una estrategia de acción similar a las de las luchas de liberación nacional que surgían en lugares como Argelia. ETA arrancaría su andadura como tal en 1.958, creándose su junta directiva un año después. En 1.961 atentaron, sin víctimas, contra un tren en el que viajaban, camino de Donosti, numerosas personalidades franquistas que pretendían celebrar en la capital de Gipuzkoa el 25 aniversario del golpe de estado que dio origen a la dictadura. A lo largo de las diferentes asambleas, se fueron acordando los objetivos de la organización (independencia, defensa del euskera, aconfesionalidad del estado…) ,su propia definición ( Movimiento vasco de liberación nacional, socialista), se decidió romper con el PNV y se decidió la utilización de la lucha armada como recurso para alcanzar los objetivos ( 1.964). Surgieron numerosas discrepancias en base al valor e importancia que concediesen unos u otros al aspecto nacional, la lucha obrera o la implicación en la propia lucha armada, de tal forma que de las diferentes corrientes (culturista-lingüística, obrerista- comunista o anticolonialista) acabaron por surgir diferentes escisiones. Llegado 1.968 se produjeron esas primeras muertes directas del enfrentamiento ETA– fuerzas de seguridad del estado, como son la muerte del Guardia Civil Pardines y el militante e ideólogo de ETA Txabi Etxebarrieta en junio, y ese primer atentado, antes mencionado, contra el comisario jefe de la BPS Melitón Manzanas, que daría paso a la declaración de Estado de Excepción en Gipuzkoa. Tras adoptarse principios marxista-leninistas en la “VI asamblada” de 1.970, surgieron nuevas tensiones entre el mayoritario sector obrerista que supeditaba la lucha armada a la lucha política ligada a las organizaciones obreras (ETA-VI) y el sector militarista, que quedaría como ETA-V. Tras El Proceso de Burgos en el que fueron juzgados 16 militantes de los cuales 6 fueron condenados a muerte, las numerosas presiones internacionales contrarias a tal decisión que provocaron la conmutación de la pena capital, el atentado contra Carrero Blanco de 1.973 y la nueva escisión de la que surgieron ETA-m ( militarra) y ETA-pm (politiko-militarra), el estado daría una nueva vuelta de tuerca a su estrategia mortífera de represión , mediante la creación de numerosos grupos terroristas-parapoliciales , cuya actividad, acciones y a sus protagonistas, tanto víctimas como verdugos, pretendemos recordar.

Eder Mitxelena Foronda.

Esta parte oculta de nuestra memoria reciente se irá abordando en nuevos artículos.

(Visited 1.829 times, 2 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *