Altsasu nos muestra el camino.

Altsasu

Altsasu nos muestra el camino.

A la hora de escribir este artículo ya ha terminado el acto fascista en Altsasu y aunque yo no he podido asistir finalmente en persona, si que lo he seguido por internet gracias al trabajo de varias organizaciones del movimiento popular, medios alternativos y los cientos de antifascistas, hombres y mujeres, que han compartido por las redes sociales fotos, vídeos y comentarios.

Altsasu

No puedo más que expresar el orgullo que uno siente por ese pequeño pueblo de Nafarroa, pueblo que lleva más de dos años siendo vilipendiado por toda la caverna mediática fascista, de extrema derecha, de derecha extrema y progre del Estado español. Una pelea de bar es juzgada como un acto terrorista, pero no solo es una pelea de bar, es una pelea de bar entre jóvenes de un pueblo de Euskal Herria y miembros de la Guardia Civil y eso en el contexto de represión y criminalización continuada contra el conjunto del pueblo vasco y especialmente su juventud, lo cambia y lo explica absolutamente todo. Hace unos días, un miembro de la Guardia Civil murió como consecuencia de las heridas recibidas en otra pelea de bar, por supuesto el acto no ha sido denunciado como acto terrorista, ni el pueblo donde se cometió (de cuyo nombre ni me acuerdo) ha sido el protagonista de horas de televisión en horario de máxima audiencia.

Altsasu es un pueblo con mucha historia.

Altsasu es un pueblo con mucha historia de lucha en Euskal Herria, es el lugar donde nació allá por abril de 1978 Herri Batasuna cuyo embrión fue la conocida “Mesa de Alsasua”. Este pueblo también era el lugar donde cada año se celebraba el “Egin Eguna”, día de reivindicación y solidaridad para con el periódico popular y de izquierdas vasco que fue cerrado por el juez Baltasar Garzón en julio de 1998. También fue uno
de los pueblos de Euskal Herria y de Nafarroa donde más se ensañó la represión fascista durante la Guerra Civil y posteriormente.

Hoy, al igual que pasó en 1940 con la visita del Reichführer de las SS Heinrich Himmler, el fascismo ha querido tomar el pueblo para un incívico acto de humillación a los habitantes de este, así como de desprecio a las víctimas de los montajes policiales y mediáticos.

Durante días se debatía en las distintas asambleas populares y por extensión en otros ámbitos, cual debería ser la respuesta más adecuada a la provocación del fascismo español y toda su comparsa mediática, en mi humilde opinión creo que la respuesta dada esta mañana en Altsasu ha sido la adecuada.

Al fascismo hay que hacerle frente siempre, encerrarse en casa o abandonar las calles como señal de desprecio es en mi opinión un error político e histórico, ya que si no se le enfrenta y se le frena en la calle -al igual que un cáncer- el fascismo crecerá y será un peligro para todos y todas nosotras.

Hoy en Altsasu y organizadas por diferentes organismos del Movimiento Popular y Antifascista, miles de personas han dado una respuesta correctísima en la calle, mezclando contundencia, inteligencia política y alegría.

Gracias a ellos y a ellas hemos podido disfrutar de unas hermosas imágenes donde las campanas de la iglesia del pueblo han ensordecido el mensaje de odio que traían los fascistas y la extrema derecha, al igual que lo han hecho los acordes de grupos de música y las consignas de todo un pueblo.

También hemos podido disfrutar con las imágenes de la detención de un conocido provocador profesional a sueldo de OKDIARIO cuando estaba haciendo lo que mejor sabe hacer, provocar e insultar. Hoy los fascistas y la extrema derecha española no han podido disfrutar de su día, no han conseguido sus objetivos de humillar a todo un pueblo y al final han tenido que salir escopetados en coches con lunas oscurecidas.

Utzi Altsasu Bakean!
¡Dejar en paz a Alsasua!

Pablo Gartzia.

Material audiovisual: Eder Mitxelena Foronda. 

(Visited 1.486 times, 2 visits today)