Percepciones desde Euskal Herria sobre el procés catalán.

Euskal Herria
Concentración en Erandio (Bilbao) de apoyo tras la represión en Cataluña durante el referéndum.

Desde Euskal Herria deberíamos estar acompañando a nuestros compañeros catalanes en esta aventura,  el desgaste del estado sería mayor y nos beneficiaría a todos.

Nos la jugamos todos. Esto debe marcar un antes y un después. No puede ni debe parar. Son 80 años, primero de dictadura fascista y posteriormente en un “de Oca a Oca” interminable entre los herederos de aquello y la revestida de progre pseudo- izquierda. Unos y otros  siempre complacientes entre sí, ciñéndose a un guión inalterable como es la Constitución, esa firmada como mal menor por aquellos que cayeron en la trampa y que parece tallada en piedra, intocable, ajena en su contenido a las necesidades de todos nosotros, esa a la que recurren para decirnos “stop” mientras la ningunean en aquellos artículos a los que hacemos mención, cuando hablamos de igualdad o derechos individuales o colectivos. Una condena para pueblos y naciones, o incluso para republicanos de los de verdad,  de los que sueñan con una España muy pero que muy diferente a esta.

En Euskal Herria sentimos que deberíamos estar acompañando a nuestros compañeros catalanes en esta aventura, que el desgaste del estado sería mayor y las posibilidades de éxito, de ruptura con lo anterior, se multiplicarían. Resulta triste que no hayamos sido capaces de romper con nuestra clase política o al menos exigirles que se posicionen y actuen en favor de las demandas de cambio de gran parte de nuestro pueblo.

Pero no solo a nosotros, un cambio radical nos interesa a todos los que estamos hartos del régimen y esto puede bien serlo o al menos facilitarlo o provocarlo. Quien diga lo contrario es que no le disgusta tanto lo vivido tanto tiempo, o sufre del miedo que te lleva al conformismo. Tras 40 años de una  transición que  nunca termina, de un paso adelante y dos hacia atrás, en un  constante “deja vu” que parecemos percibir solo los discordantes, sometidos al imperio yankee, al europeo, a las necesidades de grandes corporaciones, a la esclavitud cada vez más evidente a la que pretenden someternos de forma sibilina desde todos esos ámbitos, recortando en derechos conquistados en base a morir en el intento como hicieron muchos…todo ello con el aplauso del estado español, ejecutor final de todos esos planes y por tanto nuestro carcelero.   Si a esto le añadimos la histórica represión fascista , disimulada bajo el tono amable de una democracia de pasarela, que se manifiesta, entre otras formas, mediante la forzada uniformidad de lo que se supone la españolidad… Sometidos , los pueblos del estado, iguales pero diferentes al mismo tiempo, carecen de soberanía alguna, en nada pueden decidir su futuro. Convenios de trabajadores, educación, fracking, leyes, toros, lo que puedes decir y lo que no, que está permitido y que es ilegal, monarquía, gasto armamentístico , guerras injustas por apoyar a papá OTAN, papel de la iglesia, cerrar la puerta a quiénes huyen del hambre, rescates de banca o autopistas, corruptos en yate y tuiteros al trullo, presos dispersados, peleas tratadas como actos terroristas y genocidas como amigos, criminales condecorados y risas sobre tumbas, idiomas ninguneados, culturas sin mostrar y tonadilleras encumbradas, censura, tortura, abusos, desahucios…no acabaría nunca. Los catalanes se han decidido. Debimos hacerlo todos, pero ellos lo han hecho. Pueden abrir el camino, desmantelar ese estado tan rancio. El procés empezó siendo posiblemente un órdago de la derecha catalana, que quizá esperaba solo el traspaso en la gestión de ciertos asuntos. Para ello se sumaron a un movimiento que siempre estuvo ahí, no lideran nada. Esto lo ha demandado gran parte del pueblo catalán desde hace mucho tiempo ya. La posición intransigente , fascista, torpe, antidemocrática y dictatorial del estado ha hecho el resto, demostrando que nada va a cambiar si no se rompe desde sus entrañas.

¿Tenéis un plan mejor para dar la vuelta a la tortilla? ¡Ponedlo en práctica! Las disculpas del purismo ideológico, de un supuesto etnicismo catalán, de teorías conspiranoicas…son eso…disculpas. Algo se mueve y puede hacer moverse al resto. Toca empatizar, apoyar y aprovechar para desmontar el chiringuito que se tienen montado desde hace tanto tiempo y al que nos hemos acostumbrado en nuestra semicómoda servidumbre. Tienen miedo, se les resquebraja algo tan suyo, están débiles y por eso muestran su fuerza represiva. Huelen la derrota y no podemos perdonar. Aprovechémoslo todos los descontentos, cada cual con su historia, que no vamos a estar más separados porque surjan nuevos estados…¿por qué habría de ser así? Podemos ayudarnos a construir algo nuevo y recordar siempre que los pueblos de lo que llamaban España contribuimos mediante una visión realmente internacionalista a recuperar soberanía, la de verdad, la del pueblo. En Euskal Herria así lo vemos. Sentimos envidia sana, sentimos que después nos tocará a nosotros, que la inercia es la buena, que cuantas más grietas les surjan más difícil les resultará taparlas y que la distancia de Bilbao a Barcelona no va a cambiar, ni la de Iruña a Tenerife. Sentimos que los esbirros del PNV no van a poder tampoco pararlo, que tendrán que retratarse, dejar de chupar del bote estatal y posicionarse con su pueblo…o morir políticamente. Nos jugamos mucho por aquí gracias a nuestros hermanos catalanes…y vosotros, todos, no os jugáis menos.

Eder Mitxelena Foronda.

(Visited 143 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *