Nowruz: la antiquísima celebración que marca el Año Nuevo en el calendario persa

    “Para los iraníes, Nowruz representa el despertar de la naturaleza de su letargo invernal, la eclosión de brotes, el retoñar de las plantas. Un ciclo de renovación que no sólo atestiguan en los campos y jardines, sino que ellos mismos encarnan renovando sus ropas, despejando sus hogares de las viejas energías y abrazando un nuevo renacer interior con la llegada del nuevo año

    Nowruz, cuyo nombre en persa significa literalmente “nuevo día”, es la antiquísima celebración que marca el Año Nuevo en el calendario persa. Una festividad milenaria que ha pervivido desde los tiempos del esplendoroso Imperio Persa, enraizada en las tradiciones ancestrales de veneración a la naturaleza.

    Esta fiesta de bienvenida a la primavera se celebra coincidiendo con el equinoccio vernal, ese mágico momento en que el día y la noche se encuentran en perfecto equilibrio antes de que las horas de luz se impongan tras los fríos meses invernales. Un renacer simbólico que en 2024 acontecerá el 20 de marzo, día en que dará comienzo el año 1403 del calendario persa en Irán y Afganistán.

    Aunque tiene su epicentro en estas antiguas naciones, Nowruz desborda alegría más allá de sus fronteras. En países como Tayikistán, Rusia, Kirguistán, Kazajistán, Siria, Irak, Georgia, Azerbaiyán, Albania, China, Turkmenistán, India, Pakistán y Uzbekistán, es considerado día de fiesta oficial en que las calles se engalanan y las familias se reúnen para festejar la llegada de la nueva estación.

     

     

    Algunos relatos históricos atribuyen el comienzo del Nowruz a los babilonios. Según estas narrativas, la prevalencia del Nowruz en Irán se remonta al año 538 (a.C.), que es la época del ataque de Ciro el Grande a Babilonia. El pueblo de Babilonia celebraba el primer día del año, este tiempo equivale al despertar de la naturaleza. A través de las tablillas parece que esta fiesta se conocía aproximadamente desde el 2340 a.C.

    Para los iraníes, Nowruz representa el despertar de la naturaleza de su letargo invernal, la eclosión de brotes, el retoñar de las plantas. Un ciclo de renovación que no sólo atestiguan en los campos y jardines, sino que ellos mismos encarnan renovando sus ropas, despejando sus hogares de las viejas energías y abrazando un nuevo renacer interior con la llegada del nuevo año.

    En reconocimiento a su trascendencia como celebración integradora de pueblos y culturas, en 2009 la UNESCO inscribió a Nowruz en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Un año después, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 21 de marzo como Día Internacional del Nowruz.

    Una de las tradiciones más emblemáticas de esta fiesta primaveral es la preparación del “Haft-Sin”, un altar integrado por siete elementos cuyas iniciales en persa comienzan por la letra “sin” y que representan los dones de la madre tierra:

    Sabzeh, los tiernos brotes de trigo o legumbres que emergen presurosos con la nueva estación, símbolos del renovado ciclo vital.

    Samanu, el delicioso pudín de grano germinado que evoca los placeres más dulces de la existencia.

    Sib, la manzana de arrebolado carmín que personifica la belleza del mundo.

    Sanjed, el fruto confitado, pequeña delicia que encarna el amor que todo lo impregna.

    Sir, el ajo o la cebolla representando la salud y la fuerza.

    Somaq, la especia de vivo color rubí que ilustra la alborada que vence las tinieblas.

    Serkeh, el vinagre, emblema de la paciencia y la longevidad.

    Junto a estos elementos dispuestos sobre un mantel, se añaden otros objetos simbólicos como espejos, velas, libros sagrados, peces de coloridos vivos y huevos primorosamente pintados. Una explosión de vida para celebrar la renovación cíclica de la naturaleza y su generoso florecer año tras año.

    Notas:

    El año nuevo del calendario persa se celebra en Irán coincidiendo con el equinoccio de primavera.

    Autor

    Hamideh Falahasl
    + artículos

    Profesora de español en la Universidad de Houston, estudiante de doctorado en español con especialización en literatura en la misma universidad.