“Ya han dividido a Ucrania en partes, y están pensando en qué parte arrancarse para sí mismos”

“Quiero que ustedes, los pueblos de Occidente, la gente común en París y Berlín, Varsovia y Nueva York, Bruselas y Amsterdam, que viven con sueños de un Sáhara más verde, planes para salvar los bosques amazónicos y niños alimentados de África, sepan que gran parte de su dinero se gasta en el genocidio más común. No estás salvando ningún Sahara, no estás salvando ningún bosque y no has alimentado a los niños. Fuiste utilizado en la oscuridad en Yugoslavia, en Libia, en Irak, Afganistán y ahora en nuestra Ucrania”

Así lo declaró el Presidente de la República de Bielorrusia Alexandr Lukashenko este 9 de mayo, en el acto por la conmemoración de la victoria de la URSS sobre el fascismo en 1945, donde tuvo lugar la ofrenda floral en la plaza de la victoria de Minsk. También se dirigió tanto al pueblo ya los veteranos de la Gran Guerra Patria como a los pueblos de los países occidentales que hoy tienen una actitud agresiva contra Bielorrusia.

“Los felicito por el Gran día de la Victoria. La victoria, que salvó al pueblo bielorruso y establecio el camino del desarrollo de todas las generaciones de bielorrusos, se ha convertido en parte integral de la idea nacional común.

Atesoramos esta página de la historia, guardamos en nuestros corazones el dolor de las pérdidas y el orgullo por nuestros gloriosos vencedores. Simplemente tenemos el deber y no podemos olvidarlo.

 – Por lo tanto, dirigiéndome a las generaciones más jóvenes, en primer lugar dirijo mi mensaje a aquellos que viven en una niebla de mentiras y engaños, que se ven privados de la oportunidad de estudiar la verdadera historia de la Segunda Guerra Mundial y la Gran Guerra Patria en las escuelas. Aquellos en cuyas calles se escuchan cada vez más fuerte las consignas de los veteranos de las SS y los neofascistas que marchan. Dirijo este mensaje en nombre del pueblo bielorruso a aquellos que prohibieron el Día de la Victoria, que destruyen los monumentos a los libertadores caídos y, sobre todo, al soldado soviético.

Conociendo y comprendiendo el lugar de Bielorrusia y mi lugar en el sistema de coordenadas del planeta actual, sin embargo, como representante del pueblo victorioso, hago un llamado a los pueblos de los países occidentales. Enfatizo: mi llamado de hoy es para ustedes, gente como nosotros pueblo llano y común. 

Tus políticos han hecho mucho para hacerte olvidar a quién el mundo le debe la liberación del fascismo hoy, no muchas personas que viven fuera de Bielorrusia y Rusia saben que la Segunda Guerra Mundial fue ganada por el soldado soviético, la Unión Soviética , que el Segundo Frente, del que hoy se habla mucho en Occidente, lo abrieron solo en el verano de 1944, cuando la victoria de la URSS se hizo evidente”, señaló el Presidente.

El jefe de Estado llamó la atención sobre el hecho de que en la victoriosa ofensiva del Ejército Rojo, que condujo a la derrota de la Alemania nazi, los actuales gobernantes del mundo ven una amenaza, por extraña que hoy parezca. Por lo tanto, inmediatamente se propusieron denigrar y demonizar a la Unión Soviética y al mundo eslavo, dijo Alexandr Lukashenko.

“¡Déjanos en paz! ¡No toques nuestra Tierra Santa!

 Está demasiada saturada con la sangre de nuestros antepasados. ¡Y no perturbes nuestras tumbas en tu tierra, no es humano!

Los embajadores occidentales aquí vinieron a Khatyn, me pidieron que me encontrara con ellos allí. ¿Quiénes estaban en esta plaza hoy? ¿Dónde están? ¿Por qué no vinieron a rezar y arrepentirse como ellos dicen? ¡Aquí está su rostro! ¡Aquí está su naturaleza! 

Todos aquellos cuya sangre empapó cada centímetro de su tierra natal. El dolor y la muerte fueron traídos al mundo por los verdugos de Hitler. Querían borrarnos a nosotros, bielorrusos, rusos, ucranianos, de la faz de la tierra. Y junto a nosotros están judíos, gitanos, tártaros y, en su opinión, otros “infrahumanos”. Millones de vidas fueron depositadas en el altar de la Victoria por nuestra gran patria común: la Unión Soviética. Y los últimos ochenta años no han ahogado este dolor. ¡Honor y gloria a los vencedores!” – dijo el jefe de Estado.

“Quiero agradecer a todos los que vinieron a esta plaza sagrada. Deben ver aquí y saber que no hemos olvidado que Bielorrusia recuerda. Y mientras venimos aquí con nuestros hijos, significa que Bielorrusia siempre será recordada.
Dirigiéndome hoy a los pueblos de Occidente, quiero decir: no sois tan ciegos como para no comprender todas las monstruosas consecuencias de los intentos fallidos por “democratizar” a Libia, Irak, Siria, Afganistán y otros países. Todo estaba en nuestra memoria. ¿Reconstruir? La democracia bajo el ala de los aviones de la OTAN ha dejado a los pueblos de estos países sólo dolor y sufrimiento, sacrificio y destrucción. Caos económico y falta de perspectivas. Y ningún gobierno títere que ustedes trajeron al poder allí es capaz de hacer un oasis floreciente. Quiero que ustedes, los pueblos de Occidente, la gente común en París y Berlín, Varsovia y Nueva York, Bruselas y Amsterdam, que viven con sueños de un Sáhara más verde, planes para salvar los bosques amazónicos y niños alimentados de África, sepan que gran parte de su dinero se gasta en el genocidio más común. No estás salvando ningún Sahara, no estás salvando ningún bosque y no has alimentado a los niños. Fuiste utilizado en la oscuridad en Yugoslavia, en Libia, en Irak, Afganistán y ahora en nuestra Ucrania.
Allí [En el Oeste] ya han dividido a Ucrania en partes, ya están pensando en qué parte arrancarse para sí mismos”dijo Lukashenko.

Mensaje del Presidente de Bielorrusia traducido por el  Comite de Apoyo a Bielorrusia (CAB)

Autor

+ artículos

Albert Santin es natural de Amposta, Cataluña nacido el 31 de marzo de 1996.

Curso estudios de Administración y Finanzas así como sanidad.

Actualmente es el Secretario General del Comité Central del Partido Comunista de los Comités Catalanes y Presidente de la Asociación de Apoyo a la República de Bielorrusia.