Nicaragua avanza en su campaña de vacunación contra la Covid-19

    El día de ayer fui vacunado con la primera dosis de la vacuna COVISHIELD contra el coronavirus que tantas muertes y sufrimiento ha causado. El centro de vacunación asignado a mi     distrito fue el hospital Bertha Calderón, donde todo estaba organizado de manera apropiada. La cortesía, el profesionalismo y la atención no pueden menos que catalogarse como de primera. El MINSA demostró el porqué del reconocimiento internacional a sus campañas de vacunación –entre ellos los de OPS/OMS-, en las que priva la experiencia profesional, el cuido esmerado de las personas, la atención a los aspectos técnicos como la alta   calidad de los biológicos y la integridad de la red de frío.

    Aunque todo el proceso, desde nuestra llegada hasta nuestra   salida, tomó un poco más de tres horas, todo fluyó de manera ordenada, con personal profesional atendiendo con respeto a los adultos mayores que asistimos. Quiero destacar la constante preocupación por la seguridad de los atendidos. Se nos pidió la cédula, se nos interrogó sobre nuestra condición de salud, y se nos tomó la presión antes de la administración de la vacuna. Las mascarillas fueron obligatorias, se mantuvo la distancia social y las personas fuimos sentadas en toldos con buena ventilación. Al momento de la vacunación se nos mostró el frasco del biológico, y la jeringa fue cargada en nuestra presencia, preguntándonos en cuál brazo preferíamos recibir la dosis. Después de vacunarnos se nos pidió esperar media hora cómodamente sentados para asegurar que no hubiese ninguna reacción adversa.

    En todo momento los funcionarios acompañaron a las personas en sus desplazamientos, incluso los apoyaron para ir a los servicios higiénicos si lo requerían.

    La vacuna COVISHIELD, fabricada por el Serum Institute de la India es una vacuna de Oxford-AstraZeneca muy segura, cuya efectividad aumenta cuando se deja transcurrir un tiempo entre la primera y la segunda dosis (de 4 a 12 semanas), alcanzando hasta un 90%. Este instituto fabrica más de 50 millones de dosis mensuales de esta vacuna. Vale mencionar que India es un gigante en la producción mundial de vacunas y medicamentos. A la fecha este país ha exportado más de 64 millones de dosis de vacunas a unos 84 países en el mundo, especialmente a América Latina, el Caribe, Asia y África.

    Hay que recordar que las vacunas por sí mismas no evitan la transmisión del virus, pero sí contribuyen a ello, protegiendo a las personas de contraer la enfermedad o de padecerla en forma más leve. El cese de la transmisión se dará cuando el virus no encuentre personas susceptibles donde incubarse y cuando las conductas de las personas sigan las recomendaciones sanitarias conocidas. Es importante vacunarse para reducir el riesgo de enfermar y morir por esta peligrosa enfermedad.

     

    Autor invitado:

    Jorge J. Jenkins Molieri, Ex funcionario y ex representante de OPS en varios países.