“La Revolución Panafricana en los Estados del Sahel es un acelerador para la nueva Tricontinental que se construirá en el siglo XXI”

    “La propaganda desempeña un papel muy eficaz no sólo en la amnesia organizada y la pasividad de los pueblos, sino también en la justificación de una política belicista que oculta las verdaderas causas económicas de los conflictos”

    “La hostilidad de la CEDEAO, con su amenaza de intervención militar, sólo puede entenderse a la luz del papel de Francia en el sistema neocolonial establecido tras la Independencia”

    “A partir de ahora, Estados Unidos o Francia, bajo la bandera de la OTAN, ya no podrán destruir un país africano aislado, como ocurrió en Libia en 2011”

    Al tomar la pluma para escribir mi ensayo “Níger: un golpe de Estado más o la Revolución Panafricana”, he querido expresar mi rechazo frontal a la amenaza de guerra que la CEDEAO había cernido sobre Níger desde los primeros días de agosto de 2023. De hecho, mi libro está concebido como un manual de contra propaganda. La propaganda desempeña un papel muy eficaz no sólo en la amnesia organizada y la pasividad de los pueblos, sino también en la justificación de una política belicista que oculta las verdaderas causas económicas de los conflictos. Una vez desencadenados, sus consecuencias son incalculables: en Irak, Afganistán, Siria o Libia. En el caso de Níger, medidas ilegales como las “sanciones” y el “embargo” representan una verdadera arma de guerra económica contra el pueblo.

    La hostilidad de la CEDEAO, con su amenaza de intervención militar, sólo puede entenderse a la luz del papel de Francia en el sistema neocolonial establecido tras la Independencia. Con su respuesta “Si tocáis a Níger, estáis declarándole la guerra también a Malí y Burkina Faso”, los dirigentes de estos países han enviado un poderoso mensaje de solidaridad a millones de africanos que comparten una visión y un proyecto de emancipación: la unidad panafricana. A partir de ahora, Estados Unidos o Francia, bajo la bandera de la OTAN, ya no podrán destruir un país africano aislado, como ocurrió en Libia en 2011.

    Unidos, los países de la Alianza de Estados del Sahel (AES) también han expresado la necesidad de cooperar en proyectos conjuntos de desarrollo. Han dado pasos decisivos en este sentido, formalizando su retirada de la CEDEAO el 29 de enero de 2024. Y ya se han anunciado otras medidas, como la creación de una moneda común, que permitiría a estos países liberarse del yugo del franco CFA (la moneda neocolonial). 

    Al escribir estas líneas, recibo el honor de dirigirme especialmente al pueblo de Níger. Como antiguo periodista, he estudiado y analizado los procesos revolucionarios latinoamericanos contemporáneos. He conocido de cerca la experiencia de la Revolución Bolivariana de Venezuela, que dio lugar a una dinámica regional de descolonización cultural, así como a una batalla decisiva por la soberanía nacional y la unidad latinoamericana. En Venezuela, una alianza regional como el ALBA fue creada por el Comandante Hugo Chávez para desarrollar la solidaridad entre países que querían profundizar sus lazos económicos y sociales. Venezuela ha ofrecido a millones de latinoamericanos la perspectiva de una transformación social, en la que los pueblos ya no son permanentemente humillados por las oligarquías. Ahora que es el actor de su propio destino, el pueblo venezolano asume la responsabilidad de participar en la construcción de un futuro Estado comunal. La transformación de una economía rentista, basada en la exportación de recursos, es el reto no solo para los venezolanos, sino también para muchos países del Sur sometidos al capitalismo global. Como ocurrió antes con la Revolución Cubana, la Revolución Bolivariana sigue estando hoy a la vanguardia de las luchas de los pueblos del Sur que luchan por otro mundo posible.

    La Revolución Panafricana en los Estados del Sahel es un impulso, un acelerador para la nueva Tricontinental que se construirá en el siglo XXI. Cada vez más países del Sur rechazan los dictados del neocolonialismo y se organizan para hacer frente al imperialismo occidental. No es de extrañar que el establecimiento de nuevos socios con los Estados del Sahel se perciba como un peligro y represente uno de los principales ejes de la propaganda anti-AES. Detrás de los líderes “golpistas” de África Occidental, se dice que los rusos dirigen la orquesta. Es necesario desmenuzar este tema propagandístico: en mi libro expongo algunos argumentos esenciales. En primer lugar, es en el ámbito de la cooperación militar donde Rusia está proporcionando ayuda concreta a los ejércitos del Sahel. La negativa de la antigua potencia colonial, Francia, a proporcionar acceso a tecnología y armamento modernos fue una de las principales razones del histórico giro en la estrategia de defensa de los Estados del Sahel. En segundo lugar, la cooperación civil que Rusia ofrece a África permitiría dar un salto cualitativo en relación con el bajo nivel de electrificación de países como Burkina Faso y Níger, que carecen en gran medida de ella. No hay ninguna razón para que las centrales nucleares sigan siendo el monopolio de unos pocos países que han adquirido la mala costumbre de expoliar las materias primas.

    “La negativa de la antigua potencia colonial, Francia, a proporcionar acceso a tecnología y armamento modernos fue una de las principales razones del histórico giro en la estrategia de defensa de los Estados del Sahel”

    Es un hecho: los pueblos del Sahel están en el camino de la emancipación tan esperada por las antiguas generaciones de combatientes del movimiento anticolonial. Tanto sufrimiento, tantos ataques, desestabilizaciones y golpes bajos sólo han servido para retrasar por unas décadas la acción decidida en favor de la unidad panafricana. Es crucial ponerse manos a la obra, estudiar y actuar en el camino trazado por la actual generación de líderes panafricanos. Poco antes de ser derrocado por un golpe de Estado respaldado por la CIA en febrero de 1965, el padre fundador de Ghana, Kwame Nkrumah, advertía de las trampas del neocolonialismo: “Aunque el objetivo del neocolonialismo es la dominación económica, las grandes potencias no limitan sus operaciones a la esfera económica. Emplean los viejos métodos colonialistas de infiltración religiosa, cultural y educativa. Por ejemplo, en los Estados independientes, muchos profesores expatriados y “embajadores culturales” influyen en las mentes de los jóvenes en contra de su propio país y pueblo. Lo hacen minando la confianza en el gobierno nacional y en el sistema social del país al exaltar su propia concepción de cómo debe gobernarse una nación, olvidando que nadie tiene el monopolio de la sabiduría política. Pero esta subversión indirecta palidece ante la brutal embestida de los capitalistas internacionales…”. Al acabar con la alienación, el trabajo disciplinado y de dimensión colectiva adquiere dignidad y deja de ser incompatible con la creatividad. Al desprenderse de esos grilletes invisibles, las personas se sienten por fin partícipes de un proyecto transformador de la historia al mismo tiempo que del ser humano. La transmisión del deseo de aprender y el acceso a la educación no pueden ser cuestiones secundarias: con su visión de recuperación de la dignidad y la soberanía nacionales, los gobiernos de transición están en condiciones de cambiar de arriba abajo los programas escolares. El fin es evitar que la juventud africana sea presa de las mafias que organizan el éxodo o de los grupos armados que ofrecen dinero fácil. Confiar en la inteligencia de los pueblos y en el potencial creativo de la juventud africana son pasos esenciales para que la Revolución progrese de forma irreversible. Es crucial que las nuevas generaciones panafricanas que se movilizan hoy conozcan las ideas de los grandes pensadores panafricanistas como Ben Barka y Nkrumah, para quien “la esencia del neocolonialismo es que el Estado que está sometido a él es teóricamente independiente y posee todas las insignias de la soberanía en el plano internacional. Pero en realidad, su economía, y por tanto su política, están manipuladas desde el exterior”.

    “La “nueva Guerra Fría” entre Estados Unidos -y la Europa avasallada- contra Rusia brinda a África la oportunidad de reafirmar su voluntad de independencia”

    Esta tribuna me brinda la oportunidad de rendir homenaje al pueblo de Níger por haber dado al mundo semejante ejemplo de resistencia y sabiduría. En la historia de la lucha de los pueblos, se ha escrito una página de oro gracias a su inquebrantable determinación contra las presiones y los ataques de los vasallos regionales del imperialismo. Las lecciones de su experiencia serán aprendidas por otros pueblos. La “nueva Guerra Fría” entre Estados Unidos -y la Europa avasallada- contra Rusia brinda a África la oportunidad de reafirmar su voluntad de independencia. Sería una lástima desaprovechar las oportunidades sin precedentes que abre esta situación. La soberanía de los países africanos no puede significar el mantenimiento de un sistema basado en la desigualdad social. El capitalismo internacional ha destruido las esperanzas de generaciones enteras de africanos imponiendo sus políticas como un matón de guante blanco. Actores como el FMI y el Banco Mundial son cómplices y actores clave del sistema neocolonial, junto a las élites gobernantes corruptas. El derecho de África al desarrollo sería una ilusión si no incluyera la participación de las masas campesinas tradicionalmente excluidas de la nación. Si la debilidad de la industrialización y de las relaciones comerciales interafricanas fueron decididas por los distintos actores del neocolonialismo, ahora se trata de invertir la situación. Como dijo el general Tiani, ahora es el momento de actuar, no de largos discursos. Estas palabras nos recuerdan a Fidel Castro: “Hacen falta hechos, no palabras”. ¡Adelante con la Revolución Panafricana de los Pueblos del Sahel!

    Fuente: Diario El Sahel (Niamey-Niger) el 21/2/2024. Publicado originalmente en francés.

    Autor

    Alex Anfruns
    + artículos

    Periodista y coautor del libro colectivo Nicaragua: ¿Levantamiento popular o golpe de Estado? (2019) y del documental catalán Palestina: la verdad asediada (2008). Ha dirigido el Journal de Notre Amérique y ha sido redactor jefe del medio Investig’Action (2014-2019) desde Bruselas. Con su colega camerunés Olivier Ndenkop desde Yaoundé publicó durante cuatro años el mensual Journal de l’Afrique. También ha traducido y escrito sobre las guerras e intentos de golpe de Estado en Malí, Siria, Venezuela o Nicaragua, especializándose en la historia y el derecho al desarrollo en África y América Latina. Ha colaborado como analista político en las cadenas TeleSUR, RT español y Abya Yala TV. Después de haber residido en España, Francia y Bélgica, actualmente ejerce como profesor en Casablanca e investiga sobre el derecho al desarrollo desde una perspectiva histórica panafricana.