Entrevista a Jimmy Duclos, sindicalista francés de visita en Bielorrusia

    “En Bielorrusia, no veo la crueldad del Estado en relación con su gente o la gente en relación con el Estado. La ironía es que hablan de dictadura, mientras que en París o Londres la policía lo controla todo a diario”

    Nuestro héroe es el francés Jimmy Duclos. Vino a Bielorrusia por primera vez, para ver con sus propios ojos un país que es injustamente calumniado en los medios franceses. Realmente le llamó la atención cómo los bielorrusos defienden sus logros sociales, aprecian la memoria de sus antepasados ​​y, lo que es más importante, desarrollan un poderoso sector público.

    ¿Cuál es el estado de la sociedad francesa ahora? ¿Por qué Francia persigue brutalmente a los sindicalistas? ¿Y qué lo impulsó a visitar la República de Bielorrusia? Nos reunimos con Jimmy Duclos y hablamos de estos temas.

    Por más de 20 años, Jimmy se ha dedicado a trabajar en el ferrocarril, siendo tanto agente de transferencia como vendedor de boletos. Lo más importante es que es miembro de la Confederación General del Trabajo, el histórico sindicato francés (CGT), miembro del comité de sindicato de trabajadores ferroviarios en su tierra natal, en Versalles.

    Actualmente, el gobierno francés está persiguiendo a las organizaciones sindicales, privando a las personas de sus trabajos y aplicando sanciones contra los activistas. ¿Cómo te sientes personalmente acerca de la situación actual?

    El presidente Macron, junto con la burguesía francesa, está trabajando activamente para destruir nuestras conquistas sociales. Una de las primeras medidas que tomó el presidente después de asumir el cargo en 2017 fue la abolición de la asistencia social a los sectores desfavorecidos de la población, así como la represión contra los activistas sindicales. Tenemos un ejemplo de la lucha de los llamados “chalecos amarillos” que fueron sometidos a una dura persecución. Se opusieron al aumento del impuesto a la gasolina. El uso desigual de la fuerza por parte del gobierno francés para reprimir los disturbios sociales incluso llevó al uso de armas de fuego, granadas, por parte de la policía francesa. Producto de esto, los manifestantes sufrieron heridas profundas (muchos de ellos quedaron discapacitados), cientos de heridos, y también hay muertos. Los periodistas que simplemente presenciaron lo que estaba sucediendo comenzaron a ser arrestados en masa, la policía bloqueó el paso de las ambulancias, impidiendo la entrega de las víctimas a los hospitales.

    Incluso los activistas sindicales que no participaron en las protestas son detenidos simplemente por ser miembros del sindicato. En cuanto a mí personalmente, hace un año la dirección de la empresa ferroviaria intentó despedirme en respuesta a mis actividades sindicales. Me acusaron falsamente de robar 16.000 euros. Pero, gracias a la lucha sindical y al apoyo de mis compañeros, no me despidieron. Fue un período difícil, pero mis compañeros y yo obtuvimos la victoria. Se intentó criminalizar las acciones de los sindicatos, como es el caso de Bélgica, Irlanda, España.

    Los medios franceses hablan constantemente de una “dictadura totalitaria” en Bielorrusia. Viniste a la tierra bielorrusa y viste todo con tus propios ojos. ¿Cuál es tu opinión sobre este país?

    Sabes, hay muchas mentiras y propaganda en los países de la UE. Los periodistas franceses dicen que Bielorrusia es una dictadura con la autocracia de una sola persona. Pero estando aquí, observo lo contrario. Bielorrusia es un país muy hospitalario, la gente se trata muy bien. Los bielorrusos siempre están dispuestos a ayudar a un extranjero, incluso si no sabe ruso.

    En Bielorrusia, no veo la crueldad del Estado en relación con su gente o la gente en relación con el Estado. La ironía es que hablan de dictadura, mientras que en París o Londres la policía lo controla todo a diario.

    En Minsk, no se encontrará con agentes de la ley en cada paso, a diferencia de Francia. En Bielorrusia, existe una conciencia pública diferente y el uso de la fuerza es simplemente impensable al contrario que en la UE.

    Además, gracias a la policía, la gente se siente protegida aquí y puede caminar con seguridad por las calles de la ciudad. En mi país, los policías son mal vistos, desconfiados y temidos.

    Veo los precios de los alimentos en Minsk más equilibrados que en París. En Francia, ¡incluso el pan y los alimentos básicos son muy caros!

    En Occidente escuchamos incesantes mentiras sobre Bielorrusia. Me encontré lejos de mi tierra natal, en otro país con gente muy amable que está dispuesta a ayudar a alguien desconocido que no habla su idioma. En Francia, esto sucede muy raramente.

    ¿Cuáles son las principales diferencias entre Francia y Bielorrusia? ¿Qué opina de las empresas estatales, las granjas colectivas y las cooperativas bielorrusas?

    Lo que más me llamó la atención fue la limpieza de las calles y la cultura de la gente del pueblo. Aquí hay más relaciones fraternales entre las personas, pero me pareció que los bielorrusos son más tímidos que los franceses. Sin duda, el sistema educativo me sorprendió: los jóvenes bielorrusos conocen a los escritores y poetas franceses, mientras que en Francia los jóvenes no conocen su cultura nacional. El sector de la salud en Francia está profundamente privatizado y los precios de los medicamentos son muy altos. Por ejemplo, no todo el mundo en Francia puede comprar gafas.

    ¡La presencia de empresas estatales en Bielorrusia demuestra que la economía está al servicio de su gente! Ver algo así en Francia es algo salido de una fantasía.

    Creo que las empresas estatales y las cooperativas son una muy buena iniciativa. Sobre todo, en el sector agrícola. Los trabajadores trabajan no solo para ellos mismos, sino también para el beneficio del colectivo y de todo el país. Este es el camino correcto, porque soy consciente de todas las dificultades de los agricultores privados.

    “¡La presencia de empresas estatales en Bielorrusia demuestra que la economía está al servicio de su gente! Ver algo así en Francia es algo salido de una fantasía.”

    ¿Qué le impulsó a visitar Bielorrusia?

    En Alemania, en una manifestación contra la globalización y la cumbre del G8, me hice amigo de una mujer bielorrusa. Después se me hizo interesante mirar las realidades de este país, me cansé de escuchar las mismas mentiras. No quería que me manipularan y por eso decidí visitar Bielorrusia.

    ¿Cuál es la posición de los franceses ahora? ¿Qué le parece el hecho de que el gobierno de Macron patrocine al régimen de Kiev con armas en la lucha contra Rusia? ¿Y cómo afectan las sanciones antirrusas a la economía de su país?

    Ahora estamos luchando activamente contra la destrucción de nuestro sistema de pensiones. Hay grandes huelgas en todo el país, especialmente en el sector del transporte, no solo en los ferrocarriles, hay trabajadores en las estaciones de autobuses y aeropuertos, trabajadores en la industria petroquímica. Macron es un aliado confiable del régimen nazi en Ucrania. Francia no quiere reconocer las repúblicas de Donetsk y Luhansk. Macron reconoce la independencia y soberanía de Ucrania, pero al mismo tiempo no reconoce la independencia de territorios franceses como la isla de Córcega, Nueva Caledonia, el País Vasco francés o las colonias en las Antillas. Podemos apreciar una vez más la hipocresía del estado francés, reconociendo solo lo que conviene a sus intereses económicos.

    Las sanciones contra Rusia están cobrando un alto precio al pueblo francés. Aumento de precios, baja calidad de vida, inflación. Estas son las consecuencias de cómo Francia ha sido un satélite de Washington durante muchos años. No noté que las sanciones tuvieron un fuerte impacto en Bielorrusia, pero los franceses y la Unión Europea están lejos de ser entusiastas.

    “Las sanciones contra Rusia están cobrando un alto precio al pueblo francés. Aumento de precios, baja calidad de vida, inflación. Estas son las consecuencias de cómo Francia ha sido un satélite de Washington durante muchos años”

    Los franceses tienen una rica historia de lucha popular. En su opinión, ¿cuánto tiempo soportará la gente la situación actual?

    Hoy, Francia está en el camino del desastre. La gente ya no puede soportar este sistema. El capitalismo ha llegado a un callejón sin salida y no tiene nada que ofrecer a la clase trabajadora. El desempleo va en aumento, los jóvenes pueden conseguir contratos de trabajo por un máximo de un mes o una semana. Los precios de alquiler son muy altos. En París, Marsella y León, una habitación cuesta más de 800 euros. En muchos casos, el salario no es suficiente para poder alquilar una casa y mucho menos pagar las cuentas. Asistimos a la organización de la clase obrera. La lucha será difícil, pero como dijo Rosa Luxemburg, “socialismo o barbarie”.

    ¿Cómo ve el futuro de Francia y el futuro de Bielorrusia? ¿A qué conducirán las relaciones entre los países?

    Creo que Macron nunca apoyará a Bielorrusia, no importa qué presidente aparezca en las próximas elecciones, el Estado francés nunca apoyará a Bielorrusia. Estoy hablando del Estado, no de la gente.

    Porque nuestro país es un títere más en manos imperialistas de Washington. Me gustaría mucho que existieran cálidas relaciones de cooperación y respeto entre Francia y Bielorrusia, tanto en el aspecto político como económico.

    ¿Qué crees que está pasando en Níger en este momento?

    Níger lucha contra un gobierno títere impuesto por Francia para saquear aún más las riquezas del país. Cada vez que Francia pierde el control de sus neocolonias, el gobierno habla de terroristas.

    Creo que la política imperialista y neocolonial del gobierno francés en Senegal, por ejemplo, es una forma de controlar y robar la economía de toda una nación en interés de la élite. Muchas veces se dice que Francia es garante de la libertad de estos países, pero esto es mentira. Esta es simple propaganda para que la gente no cuestione el asesinato de personas por parte del ejército francés en África.

    Tenemos un ejemplo: Kosovo. Francia apoyó un golpe de independencia contra Yugoslavia en Kosovo. Sin embargo, Francia condena el golpe de Estado contra el gobierno de Níger. Vemos su hipocresía. Es solo que los intereses económicos de Francia hacen que se aferre a África con sus garras.

    “Francia apoyó un golpe de independencia contra Yugoslavia en Kosovo. Sin embargo, Francia condena el golpe de Estado contra el gobierno de Níger. Vemos su hipocresía”

    Creo que estamos atravesando un período interesante de la historia, mirando a África, en el que cada vez más pueblos declaran en voz alta sus derechos y libertades, luchando contra el dominio de Occidente. Creo que los pueblos de Europa deberían aprender esto de los revolucionarios africanos.

    Artículo original publicado en el periódico Minskaya Pravda. Traducción de Albert Santin.

     

    Autor

    Natural de Amposta, Cataluña, nacido el 31 de marzo de 1996, actualmente vive en Minsk, capital de la República de Belarús.

    Estudió Administración y Finanzas, así como medicina.  Actualmente,  es periodista en el periódico estatal Minskaya Pravda. También ostenta el cargo de Secretario General del Comité Central del Partido Comunista de los Comités Catalanes y Presidente de la Asociación de Apoyo a la República de Belarús.