El mundo multipolar da sus primeros pasos en firme, pero todavía le queda mucho recorrido hasta poder desplazar del primer puesto de la hegemonía mundial a EEUU

“Rusia ha sido muchas veces un faro para la humanidad, pero no podemos cargarle en sus espaldas el esfuerzo de salvar una vez más a la humanidad y exigirle más de lo que puede hacer, o incluso, exigirle que se inmole por salvar a otros”

La verdad siempre será revolucionaria, y sí, también serán siempre revolucionarias aquellas verdades que a veces nos tumban nuestros deseos y el relato que algunos idealistas- desde el paraguas del antiimperialismo- nos lanzan desde las redes sociales.

Si realmente quieres transformar el mundo lo primero que tienes que hacer es conocerlo. Pero no conocerlo como quisieras que fuera sino como realmente es, incluso cuando esa realidad nos genera contradicciones o no es la que desearíamos.

Durante la guerra de Siria no sé cuántas veces tuve que leer la inminente llegada de los portaviones rusos y chinos para ayudar a Siria contra la agresión de la OTAN. La realidad es que ningún portaviones chino jamás ha abandonado el Pacifico en misión militar. Y sí, lo rusos mandaron el Kuznetsov, pero no para enfrentarse a la OTAN sino para bombardear posiciones del Estado islámico. Sí la OTAN hubiera entrado con todo en Siria, como lo hicieron en Afganistán y en Irak, lo más probable es que la Federación Rusa hubiera abandonado la zona. Y no porque en Rusia sean unos traidores y unos cobardes, sino porque la Federación Rusa está en inferioridad militar en una guerra fuera de su territorio con potencias de primer orden. Y tampoco va a arriesgarse a un enfrentamiento nuclear fuera de los parámetros que marca su doctrina militar, que dice que el uso de armas nucleares solo se realizara ante un inminente peligro para la supervivencia del Estado ruso.

El presupuesto militar de EEUU fue en 2020 de 684.351,9 millones de euros (1), sobre el 3,74% del PIB del país. El de China en 2020 fue de 225.756,9 millones de euros (2) y sobre el 1,75% del PIB del país. El de Rusia en 2020 fue 55.128,6 millones de euros (3), en torno al 4,26% del PIB del país.

Con los datos anteriores creo que ya nos podemos hacer una idea de por dónde van los tiros. Pero si acaso todavía no han quedado claro, vamos a seguir ofreciendo más datos.

Actualmente, EEUU tiene en servicio unos 11 portaviones nucleares (4), o lo que es lo mismo, tienen 11 Task Force aeronavales. A esto hay que sumarle todas las bases militares por lo largo y ancho del globo, lo que les confiere a las fuerzas armadas de EEUU una capacidad de proyección estratégica global que ningún otro país del mundo tienen actualmente.

A nivel de soft power o poder blando (5), las diferencias son todavía más brutales y por desgracia las estamos viendo en el actual marco geopolítico de enfrentamiento en Ucrania. Aunque tenemos una visión eurocentrista y eso nos puede nublar la percepción que en el mundo tiene Rusia y de su papel en la Guerra de Ucrania, no podemos olvidar que todavía hay una enorme industria del entretenimiento y un complejo mediático que ha sido capaz de generar un contexto de opinión antirruso generalizado en Europa y en otras zonas del mundo. Las sanciones económicas no han hecho el daño que pensaban los atlantistas sobre Rusia, pero eso no significa que no dañen su economía. Y la votación para expulsar a Moscú de la comisión de DDHH de la ONU, demuestra la capacidad de influencia que todavía tiene EEUU en la comunidad de naciones.

Y decir esto no es ser rusófobo, como algún listillo pueda pensar, ni tampoco es derrotismo ni gilipolleces varias. Son datos objetivos. Es la cruda realidad del mundo donde vivimos.

La Federación Rusa es un gran país, no solo por su rica historia, cultura o tamaño. Lo es, porque es una de las mayores fuentes de materias primas del planeta (6). Además, tiene el segundo mayor ejercito del mundo y el primero en proyección nuclear. Por eso, al igual que Rusia no pude realizar operaciones fuera de sus fronteras a escala global, tampoco ningún país de la OTAN puede invadir su territorio. Quienes han subestimado a Rusia lo han pagado muy caro: Napoleón en 1812 y Hitler en 1941.

Y sí, estamos en los albores de un nuevo mundo. Estamos asistiendo al parto de un mundo multipolar que tuvo su origen en Latinoamérica. Porque mientras Venezuela y Cuba creaban el ALBA como hito fundacional de la alternativa a la hegemonía de EEUU, Rusia intentaba coquetear con el club de naciones imperialistas (7). Y no fue hasta 2008 aproximadamente, con la operación militar en Georgia, cuando Rusia dio por fin un golpe en la mesa y empezó acercarse a los países soberanos de Latinoamérica, África y Asia formando parte de lo que se conoce como los BRICS. Como consecuencia de que jamás iba a ser aceptada de igual a igual entre las potencias occidentales y al expandirse la OTAN cada vez más hacía sus fronteras.

Este mundo multipolar ya está empezando a dar sus primeros pasos en firme, pero todavía le queda mucho recorrido hasta realmente poder desplazar del primer puesto de la hegemonía mundial a EEUU. China ya lo ha hecho a nivel de cifras en el terreno económico, pero a veces las cifras no son suficiente para tener la hegemonía. El control de la economía internacional que tienen Washington a través de su moneda como medio de pago del petróleo, el sistema de pagos SWIT, el control tecnológico y de patentes; hace que todavía destronarle vaya a costar un poco más de esfuerzo y de tiempo.

En el ámbito de la influencia cultural el descenso será todavía mucho más lento, ya que la enorme influencia de la industria estadounidense del entretenimiento a nivel global es enorme.

Pero es posible que esta guerra sea un revulsivo. Es posible que Rusia debilite al dólar y al euro al obligar al pago en rublos de sus materias primas y ofrecer esa posibilidad a otros clientes como China o India. De hecho, el rublo se ha fortalecido en los últimos días incluso en un contexto de sanciones. Porque Rusia, débil en soft power y en proyección militar estratégica, es fuerte en recursos naturales. Sin recursos naturales todo lo demás no vale nada.

Y esta es la gran esperanza para la humanidad, que los recursos naturales rusos y la fortaleza económica de China en alianza consigan generar realmente una alternativa real, no ensoñaciones idealistas, para asentar ese mundo multipolar que está poco a poco consolidándose.

Rusia ha sido muchas veces un faro para la humanidad, pero no podemos cargarle en sus espaldas el esfuerzo de salvar una vez más a la humanidad y exigirle más de lo que puede hacer, o incluso, exigirle que se inmole por salvar a otros.

Moscú ya han marcado sus objetivos estratégicos en la actual fase de la guerra de Ucrania, llegar hasta Odessa. Esto podría significar separar la zona que se conoce como Novorossia de Ucrania y ahora solo quedaría por saber si estamos ante el nacimiento de un estado satélite que sirva de colchón entre una Ucrania escorada hacia Occidente y Rusia, o si directamente se unirán a la Federación Rusia.

 

Notas:

1. Gasto público en Defensa, EEUU. Datos Macro. Pinche AQUÍ para enlace web.

2. Gasto público en Defensa, República Popular China. Datos Macro. Pinche AQUÍ para enlace web.

3. Gasto público en Defensa, Federación Rusa. Datos Macro. Pinche AQUÍ para enlace web.

4. ¿Cuántos países en el mundo tienen portaaviones en su Armada? La Razón. Pinche AQUÍ para enlace web.

5. ¿Qué es el poder blando de un país? SelfBank. Pinche AQUÍ para enlace web.

6. Materias primas de la Federación Rusa. El Nuevo Orden Mundial. Pinche AQUÍ para enlace web.

7. Rusia “socio igual” de la OTAN, año 2002. El Mundo. Pinche AQUÍ para enlace web.

Autor

+ artículos

Subdirector y Responsable del Área de geopolítica y antiimperialismo en Revista La Comuna

Consultor IT, miembro del Equipo Coordinador de la Revista La Comuna. Miembro del Grupo de Investigación "Geopolitikaz".