Javier Milei: narcisismo y banalización del mal

    “La banalización del mal apunta por un lado a hacer cotidiana la brutalidad y por otro a que la población asuma que el presidente se mueve con la impunidad del poder”

    Seguimos analizando las estrategias comunicativas del presidente Javier Milei y su sentido en el marco de la batalla cultural. Para leer la primera parte, pinche AQUÍ. 

    Seguimos analizando las estrategias comunicativas del presidente Javier Milei y su sentido en el marco de la batalla cultural que se desarrolla en Nuestramérica.

    Milei aplica la banalización del Mal, esta estrategia analizada por Hannah Arendt en relación al nazismo alemán. En el caso de Milei, se trata de mensajes en los cuales banalmente expresa odio en sus diversas modalidades, de manera que también termina banalizando la propia figura presidencial. Milei no trepida en enfrentarse con términos insultantes hacia la cantante pop Lali Expósito, sin considerar su propia investidura.

    La página web https://milei.nulo.in/ muestra cómo el presidente argentino gasta tiempo en subir y likear tuits. Al momento en que escribo estas letras Milei dio su favor a 871 tuits gastando en ello la friolera de 3 horas 34 minutos. Por supuesto que este tiempo sería un precioso tiempo para alguien que ejerza su cargo, pero no para un muñeco teledirigido por los fondos internacionales de inversión.

    Uno de esos likes fue para un tuit discriminatorio hacia el gobernador de la patagónica provincia de Chubut, Ignacio Torres, con quien tuvo un fuerte encontronazo por negarle fondos de coparticipación a dicha provincia. En este tuit se mostraba al gobernador con rasgos de una persona con síndrome de Down.

    En Argentina hoy los jubilados volvieron, como con Macri, a elegir cuál de los medicamentos va a tomar y cuales va a dejar de lado, a la vez que renuncian a alguna de las comidas diarias. Cuando se le preguntó por qué bajaba las jubilaciones, afirmó que era la porción de la población en la cual menos pobres había.

    Esta táctica apunta por un lado a hacer cotidiana la brutalidad y por otro a que la población asuma que el presidente se mueve con la impunidad del poder.

    A su vez, esta táctica, en un país que tuvo una devaluación record en su historia, donde el poder adquisitivo del salario cae abruptamente, estos exabruptos funcionan como el diario “caramelo de madera” que se da a la población para entretenerla. En la página de la CNN se  lee el análisis de Silvio Waisbord, profesor en la Escuela de Medios y Asuntos Públicos de la Universidad George Washington, donde explica “Podemos llamar a Milei el presidente troll: el troll exitoso agita emociones” afirma. Y agrega: “Especialmente en un momento tan difícil económicamente para Argentina, un estilo de comunicación como el de Javier Milei te corre la conversación. Ciertos temas más sociales, culturales, motivan a la gente, le da rédito de que se hable de eso y no de temas económicos, porque eso genera un volumen de pasión y de ruido, motiva mucho más que la dolarización que inevitablemente es un debate técnico”.

    Se ha meneado entre los profesionales de la salud en Argentina un tema acerca de si es ético o no hacer un diagnóstico del presidente Milei, al cual ya se lo apoda informalmente “El Desqui”. Nuestra posición ética se basa en que los sectores populares necesitamos tener un claro diagnóstico porque nos es vital saber a qué  nos vamos a enfrentar en estos años. El sujeto, a nuestro humilde entender, padece un trastorno narcisista de la personalidad. A diferencia del psicópata, cuando un narcisista siente herido su ego se desregula, perdiendo en este caso su investidura en explosiones de insultos. Su ocultamiento de la papada y su trauma con sus pies cortos son expresión de esta problemática. La explotación, la presunción, el egocentrismo y la arrogancia son rasgos distintivos de esta patología. La psicóloga española Dolores Mosquera comenta que quien padece esta problemática “No tiene empatía, ni remordimientos y le resulta por completo indiferente hacer daño a otros, de hecho, parece disfrutar haciéndolo.” (1)

     

    Notas:

    (1). Personalidades Narcisistas y personalidades con rasgos narcisistas. Dolores Mosquera

    Autor

    + artículos

    Comenzó a militar en 1982, en la Federación Juvenil Comunista, cuando Argentina aún era gobernada por la dictadura cívico - militar.

    En 1986/87 es enviado a la República Democrática Alemana a estudiar en la Escuela Superior de la Juventud "Wielhem Pieck" durante 10 meses.

    Psicólogo desde 1990 se focalizó en el trabajo con adicciones.

    Autor de "El hombre nuevo, la mujer nueva: ensayo sobre la transformación revolucionaria de la personalidad" (2002) y "Marxismo, caos y complejidad" (2008), "Psicología y Marxismo" (2017).

    En el año 2013 realizó conversatorios en Venezuela, sobre todo en el Estado Aragua donde se trabajaron los temas antemencionados. Desde febrero de 2014 y durante 6 meses desarrolló tareas de formación en todo el territorio venezolano convocado por la Escuela de Formación Argimiro Gabaldón. En ese marco asiste a las reuniones de formación de cuadros revolucionarios junto al diputado Jesús Faría.

    En 2018 funda la Escuela Latinoamericana de Formación Hombre Nuevo Mujer Nueva.