Mercosur y la Unión Europea siguen en un romance de 23 años sin concretar un acuerdo definitivo

    “Los Tratados de Libre comercio (TLC) mal negociados, antes que desarrollo para Latinoamérica, generaron esclavitud”

    “Como prohibieron a Rusia exportar fertilizantes a Latinoamérica ahora los vende Estados Unidos a un precio muy alto, motivo por el cual los precios se dispararon”

    “La pobreza creciente en Latinoamérica busca una negociación con la creciente inflación del confort europeo”

    Acaso el cono sur de América es mas fuerte que Europa. ¿Cuál es el temor para cerrar un acuerdo bilateral de comercio exterior? China coquetea mientras Mercosur y la Unión Europea siguen en un romance de 23 años sin concretar un acuerdo definitivo, Sao Pablo no fue precisamente la luna de miel en este año.

    Hay relaciones para crecer y relaciones toxicas. La pregunta es como se lleva la relación entre la Unión Europea y Mercosur, un romance que inicio en el año 2000 y hoy 23 años después aun sigue postergando la boda. Por supuesto, Mercosur en este caso es la amante que incita a la Unión Europea a serle infiel a los Estados Unidos, su principal proveedor de industria alimentaria y socio comercial.

    Tener miedo al matrimonio es un sentimiento natural en el ser humano, por supuesto algunos mandatarios europeos por estos días están sintiendo esa adrenalina, por estos días Sao Pablo centro financiero de Brasil y ciudad con playas afrodisiacas claramente no atrae algunos lideres europeos que prefieren las bajas temperaturas de invierno que apenas comienza.

    La extrema derecha europea no le interesa ningún acuerdo bilateral con Mercosur. La extrema derecha europea no va a querer hacer acuerdos con los indios latinoamericanos. No hay sensates ni respeto. Claro hay algo qué si le interesa a esa extrema derecha, seguir explotando la minería y los recursos naturales del Dorado, para eso los indios si son importantes.

    Es claro que Mercosur desbalancea el mercado norteamericano, así Latinoamérica produzca naranjas se las esta hoy comprando a Estados Unidos, el cinismo comercial de Estados Unidos tiene que ver con que el 90% de la producción agrícola norteamericana está subvencionada por el Estado, cosa que no pasa en los pobres países del sur dependientes del depredador, es muy difícil competir con ellos, Mercosur no compite con Estados Unidos, pero al cerrar un acuerdo con Europa desestabiliza a Estados Unidos, y por ese motivo Europa busca justificar lo injustificable, como la Guerra de Ucrania y el Genocidio en Gaza.

    “La guerra de Ucrania fue una excusa para sacar del mercado a Rusia en Latinoamérica con los insumos de fertilizantes”

    La reforma de la explotación agrícola es una utopía en Latinoamérica, la modernización de esta explotación afecta la producción americana, China arrasa a Estados Unidos porque la producción China es del Estado, mientras por ejemplo la producción de Colombia es privada, no es del Estado.

    La guerra de Ucrania fue una excusa para sacar del mercado a Rusia en Latinoamérica con los insumos de fertilizantes y ahora todo depende de Estados Unidos, así que la financiación de la guerra de Ucrania es muy baja en comparación de la ganancia que tiene hoy Estados Unidos.

    Los norteamericanos no tienen manera de competir con la industria agrícola rusa, el propósito de la guerra con Ucrania era sacar a Rusia de Latinoamérica, por ese motivo el costo de los alimentos ha subido tanto de precio, además, porque, aunque las características geográficas permiten al continente tener su propia seguridad alimentaria, esta fue sentenciada a muerte con unos Tratados de Libre comercio (TLC) mal negociados, que antes que desarrollo para Latinoamérica, generaron esclavitud.

    La industria alimentaria en Europa fue dependiente de las colonias, en el siglo XIX cuando desapareció el colonialismo, Europa entro a depender de los acuerdos comerciales, un escenario en el cual Estados Unidos se adelantó usurpando el potencial agrario de Latinoamérica al tiempo que África seguía siendo el energizante de los colonizadores, África te lleva al cielo.  

    Europa ahora mismo es la potencia mas dependiente de la industria alimentaria extranjera, el principal proveedor que esta suministrando la seguridad alimentaria a Europa es Estados Unidos.

    Como prohibieron a Rusia exportar fertilizantes a Latinoamérica ahora los vende Estados Unidos a un precio muy alto, motivo por el cual los precios se dispararon con la excusa de la guerra y de la presunta crisis financiera internacional, fenómeno que afecta y golpea con fuerza la pobreza extrema de los países de América latina.

    La crisis económica salvaje de Estados Unidos encontró la trampa para que Putin buscara la guerra con Ucrania. “Las uvas de la ira” película maravillosa donde directores de bancos se han ido a recoger uvas. Una excelente película que hoy refleja la crisis que se vive en Latinoamérica, en este filme Tom Joad regresa a la granja familiar en Oklahoma, tierra de la que es originario, entonces se da cuenta que esta tierra se encuentra arruinada por la sequía, la cual ha empobrecido a los pequeños propietarios, dejándoles a merced de los acreedores, que no dudan en expulsarlos de sus tierras. Ante la necesidad de escapar de la miseria, Tom emprende con su numerosa familia una odisea a la búsqueda de trabajo y prosperidad, en un éxodo a la costa del que participan muchos norteamericanos del centro del país.

    Así, los Joad se embarcan en un viejo camión rumbo a California. Su desesperación les convierte en presa fácil de empresarios sin escrúpulos que les explotan, dándoles trabajo a cambio de poco dinero y unas condiciones infrahumanas de alojamiento. Es exactamente el mismo éxodo migrante donde los explotadores se victimizan mientras usurpan la riqueza para vivir cómoda y plácidamente a costa del dolor y de la sangre de pueblos ocultos en la narrativa mediática occidental que todo lo muestra perfecto.

    El acuerdo de libre comercio entre la Unión Europea y los países del Mercosur aun respira. Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay buscan ser socios de Europa. La pobreza creciente en Latinoamérica busca una negociación con la creciente inflación del confort europeo. Pero en la cumbre que se celebra en Río de Janeiro, se prepara una declaración sobre el aplazamiento del acuerdo, es como el eterno noviazgo donde no se concreta nada, y nunca se va a concretar, por lo menos mientras todo dependa de Biden.

    El periódico de Brasil Folha, explica que “las negociaciones del acuerdo no han fracasado, sino que han de continuar pese a las controversias de los pasados días”. Eso habría de ocurrir inmediatamente tras la toma de posesión del nuevo presidente argentino, Javier Milei, el 10 de diciembre, un presidente fabricado por la ultraderecha euroamericana.

    Para el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, es un amargo revés político. Su objetivo era sellar el acuerdo durante la presidencia brasileña del Mercosur, es decir, hasta el 6 de diciembre. No obstante, no se da por vencido, e indicó que sería irracional no firmar el tratado, después de haber negociado más de 20 años. “Soy brasileño y nunca me rindo”, dijo en una conferencia de prensa conjunta con el canciller alemán, Olaf Scholz, a quien apropósito le gusta mucho el café.

    “Con Milei no hay ley, no hay justicia, es un fanático del colonialismo”

    Son 23 años de negociaciones, desde el año 2000. El último traspié se relaciona con las elecciones argentinas. Buenos Aires informó a los integrantes del Mercosur, el 22 de octubre, que no tomaría decisiones al respecto antes de que asumiera Milei. De acuerdo con informaciones de prensa, eso condujo a que el comisario de Comercio de la UE, Valdis Dombrovkis, suspendiera su asistencia a la cumbre de Río de Janeiro. Con Milei no hay ley, no hay justicia, es un fanático del colonialismo.

    El acuerdo daría vida a una zona de libre comercio con más de 743 millones de habitantes, que sería la más grande del mundo. Los vínculos comerciales entre ambos bloques ya son estrechos. De acuerdo con datos de la UE, sus inversiones en los países del Mercosur aumentaron de 130.000 millones de euros en el año 2000, a un total de 330.000 millones en 2020.

     

    Autor

    Daniel Fernando Mejía Lozano
    + artículos

    Periodista internacional, colabora como analista de geopolítica en HispanTv, Radio Concepto Argentina, Cablenoticias (Colombia) y Red Más Noticias. Es bloguero del periódico El Tiempo de Colombia y activista ambiental defensor de derechos humanos.

    Estudió comunicación social y periodismo en la Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano, es autor del libro El Dorado sí Existe publicado en Barcelona (España) y ha tenido una amplia carrera en distintos medios de comunicación de Iberoamérica. Se ha desempeñado como asesor parlamentario en Cámara y Senado en Colombia. Actualmente vive en Francia.