La UNRWA: una organización nacida de un acuerdo de la ONU para dar amparo a las personas palestinas expulsadas por una organización criminal nacida de un acuerdo de la ONU

    “La ONU, y su Consejo de Seguridad, nunca, jamás, y pese a las muchas resoluciones al respecto, hicieron algo, no ya por impedir la limpieza étnica de Palestina, sino para que su invención, como potencia ocupante, cumpliera con los preceptos de la Cuarta Convención de Ginebra; su labor fue la de atender de manera asistencial a las víctimas que ellos mismo crearon y mantenerlas fuera de sus hogares y tierras, donde no molestasen demasiado a su colonia en Palestina”

    ¿Cuándo comenzó la UNRWA sus operaciones sobre el terreno?

    Las Naciones Unidas establecieron UNRWA, la Agencia de la ONU para la población refugiada de Palestina en Oriente Medio, bajo la resolución 302 (IV) de 8 de diciembre de 1949, de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

    La Agencia comenzó sus operaciones el 1 de mayo de 1950. Se hizo cargo de los materiales de UNPRP (Agencia de Naciones Unidas de Ayuda a los Refugiados Palestinos), así como de los registros de refugiados del ICRC (Comité Internacional de la Cruz Roja)”.

    ¿ Si la UNRWA se constituyó como una Agencia temporal, por qué sigue trabajando después de 70 años?

    Ante la falta de una solución política al problema de los refugiados y refugiadas de Palestina, la Asamblea General de las Naciones Unidas ha venido renovando el mandato de UNRWA periódicamente. La Asamblea General de la ONU ha reconocido «la necesidad de la continuación del trabajo» de UNRWA y «la importancia de su funcionamiento sin trabas y de su prestación de servicios para el bienestar y el desarrollo humano de los refugiados y refugiadas de Palestina, así como para la estabilidad de la región». La Asamblea General ha renovado el mandato de UNRWA en repetidas ocasiones a la espera de una solución justa a la cuestión de los refugiados de Palestina”.

    Estas preguntas y respuestas vienen recogidas en la web oficial del Comité Nacional de la UNRWA España, la delegación española de una organización nacida de un acuerdo de la ONU para dar amparo a las personas palestinas expulsadas por una organización criminal nacida de un acuerdo de la ONU. Y el pago de esa infamia en forma de organización humanitaria la llevamos pagando con nuestro dinero los pueblos de medio mundo. Porque, para colmo, la potencia invasora, la que debe velar por la seguridad de las personas invadidas, así como cubrir sus necesidades básicas y permitir el retorno a sus hogares, no se hace cargo de sus obligaciones, tal y como recoge la legislación internacional que el propio ente sionista refrendó en su momento.

    La ONU, y su Consejo de Seguridad, nunca, jamás, y pese a las muchas resoluciones al respecto, hicieron algo, no ya por impedir la limpieza étnica de Palestina, sino para que su invención, como potencia ocupante, cumpliera con los preceptos de la Cuarta Convención de Ginebra; su labor fue la de atender de manera asistencial a las víctimas que ellos mismo crearon y mantenerlas fuera de sus hogares y tierras, donde no molestasen demasiado a su colonia en Palestina.

    Que el proyecto colonial de Occidente, denominado Israel, es una organización criminal que se pasa por el forro la legislación internacional no es algo que me invente yo. La propia Corte Penal Internacional ha dictaminado, aunque de manera tibia, que hay indicios de que los sionistas están cometiendo genocidio. Y es que no hace falta ser el mejor abogado o abogada del mundo para acreditar que la organización criminal sionista lleva cometiendo crímenes de lesa humanidad y de guerra desde su creación, ajustándonos a tal y como especifica el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional en sus artículos 7 y 8, como afirmé en este artículo. Además, los propios dirigentes sionistas se vanaglorian de ello y presumen públicamente de ser unos criminales sin humanidad.

    Pero volvamos a la UNRWA, esa organización nacida de un acuerdo de la ONU para dar amparo a las personas palestinas expulsadas por una organización criminal nacida de un acuerdo de la ONU.

    La propia concepción de la misma, así como su longevidad, no hacen más que demostrar que ha sido un lastre para la causa palestina. Es más, ha sido funcional a los intereses coloniales: evitó que el éxodo masivo fuera mayor fuera de las fronteras de Palestina, que maximizara los problemas con los países del entorno y, por tanto, un conflicto a mayor escala; para la estabilidad de la región, que dice la organización humanitaria en su web, mientras la población nativa era y es asesinada y despojada de sus tierras y hogares.

    Otro síntoma de lo que señalo, es el lenguaje utilizado por la UNRWA. Sólo hay que darse una vuelta por sus redes sociales y por la web para comprobar el trabajico que les cuesta señalar a los genocidas, incluso después del 7 de octubre, y el porqué de su propia existencia.

    Eso de depender de la financiación de quien creó al monstruo que llevó a tu propia fundación es un poco problemático para quien pretende, o se le presupone, independencia, entre otras cosas.

     

     

    Alguien podría preguntarse por qué siendo así varios países han anunciado la retirada de financiación a la UNRWA, además, bajo la excusa de que, cómo dicen los criminales sionistas, la organización de la ONU en Gaza es Hamás.

    Si entendemos y tenemos claro cuál es el objetivo final del proyecto colonial sionista es fácil comprender que, en estos momentos, la UNRWA ha dejado de ser útil para la consecución de dicho propósito porque la existencia de la organización humanitaria no tiene cabida en la “Gran Israel”, un Estado sionista desde el mar Mediterráneo hasta más allá del río Jordán. Porque, además de dar cobertura a la población refugiada, la mayoría de sus trabajadores y trabajadoras son palestinos/as. Para ello, el primer paso pasa por denostar, demonizar y criminalizar a la organización de la ONU (algo en lo que los sionistas son expertos) para justificar su eliminación.

    Y ha dejado de ser útil porque ya estorba en esta fase en la que la organización terrorista sionista ha redoblado el ataque a la población palestina, con la inestimable ayuda de los Estados Unidos y la Unión Europea, por la situación, entre otros factores, de inestabilidad interna que hay en la entidad colonial fruto de la incapacidad de llevar a cabo su objetivo y garantizar la seguridad de los colonos (sobre todo tras el 7 de octubre), una lucha demográfica que están perdiendo y, en paralelo, el avance de un mundo multipolar en el que los que se creen los patrones del mundo, los creadores y protectores de sionistolandia, están perdiendo la hegemonía mientras comienzan a devorarse entre ellos y los pueblos de Europa pagamos las consecuencias por el seguidismo de nuestros gobernantes. Para el sionismo es ahora o nunca.

    Que en este contexto no le sea funcional a la entidad sionista la existencia de la UNRWA no quiere decir que el hecho de que siga recibiendo financiación sea una solución para el pueblo palestino. El bloqueo, además, de cualquier ayuda por parte del invento sionista y sus colonos es total. Y no quiero decir que el bloqueo a la financiación de la UNRWA, en estos momentos, sea positiva, sino que es una consecuencia lógica de la hoja de ruta de los criminales invasores, como en su momento fue la creación de la misma.

    En esta situación, no debemos obviar cuestiones que nos lleven a perder la perspectiva y, creo, debemos entender que la solución no pasa, ni de lejos, por la mucha o poca ayuda de la UNRWA, sino por la capacidad de resistencia y contraataque del pueblo palestino, que es el que va garantizar en primera y última instancia la liberación desde el río hasta el mar.

    Por otra parte, igualmente, no puedo dejar de recordar a aquellos actores externos que, como el pueblo yemení, pese a su dolorosa situación provocada por años de agresión saudí, arriesga su vida para ayudar a sus hermanos/as palestinos/as. Dignifican a la humanidad.

    La UNRWA desaparecerá, pero lo hará junto a aquellos que tanto sufrimiento han provocado a la población palestina durante más de 100 años.

    Viva Palestina libre y viva la resistencia palestina.

    IMAGEN DE PORTADA: Campo de refugiados de Dheisheh, Belén. Octubre 2023/ Daniel Lobato

    Autor

    + artículos

    Responsable de la coordinación técnica y audiovisual en Revista La Comuna

    Operario de fábrica. Militando desde los 17 años. Socialismo o barbarie.