Lo que está haciendo Rusia hoy no es provocar la guerra ni atacar a otros. Es salvar a Europa

“Como consecuencia del Golpe de Estado -que “Occidente” no condenó- surgió en Kiev un régimen Neo Nazi que dio carta de ciudadanía a los discípulos de Stepanh Bandera, y los ayudó a organizarse militarmente con el apoyo de los servicios especiales de los Estados Unidos”

Cuando en enero de 1933 Adolfo Hitler asumió el Poder en la Alemania sepultando a la República burguesa, los consorcios guerreristas germanos batieron palmas. Pero los grandes monopolios europeos y norteamericanos sonrieron felices pensando que había llegado la hora de “ajustar las clavijas” a los comunistas y acabar con la URSS.

Las faltaron años, para arrepentirse. Lo real es que muchos no tomaron en serio al Cabo austriaco que parecía un demente cuando exigía un “espacio vital” para los alemanes y el exterminio de   judíos y comunistas. Lo tomaban como un producto exótico de “tiempos nuevos” y no tuvieron ojos para ver lo que ese monstruo impulsaba.

Algo parecido puede estar ocurriendo hoy en Ucrania, cuando las bandas Neo Nazis que colaboraron con el ejército hitleriano en la II Guerra y desfilaban ante él por las calles de Kiev; retoman sus viejas banderas y blanden los pendones de “la venganza”, semejante a una svástica.

Es bueno recordar, en efecto que, en Ucrania, en el 2013 se alentó una severa crisis de gobernabilidad para derribar al gobierno de entonces, lo que ocurrió en febrero del año siguiente. Como consecuencia del Golpe de Estado -que “Occidente” no condenó- surgió en Kiev un régimen Neo Nazi que dio carta de ciudadanía a los discípulos de Stepanh Bandera, y los ayudó a organizarse militarmente con el apoyo de los servicios especiales de los Estados Unidos.

Para los que carecen de memoria, es bueno recordarles que este Bandera no fue trigo limpio.  Cabecilla fascista, partidario de crear una dictadura antisoviética en territorio ucraniano, colaboró con el régimen alemán y ejecutó crímenes en masa para imponer un Estado habitado únicamente por la etnia ucraniana. Creó dos batallones de la Wermacht formados por miembros de su organización de nacionalistas ucranianos, que participaron en el ataque a la URSS y fue responsable de la ejecución en junio del 41 en Lvov de miles de polacos, rusos, judíos y ucranianos y de matanzas en 150 aldeas habitadas por civiles. Los partidarios de Bandera, afirmaron que éste se puso del lado de los alemanes con la esperanza que Hitler   concediera la independencia a Ucrania. El Cabo no cumplió, pero los suyos cobijaron a Bandera en Alemania Occidental hasta que murió en 1959 en Munich, en un oscuro “ajuste de cuentas”.

Hoy Ucrania tiene una existencia que podríamos llamar artificial. El 7 de abril del 2014, en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el entonces secretario general de la ONU, Ban Ki-Moon informó que Ucrania no tenía fronteras oficialmente reconocidas, que hasta 1991 estaba regida por el Acuerdo de la Comunidad de Estados Independientes y era administrativamente hablando un distrito de la URSS. Dijo también que tendría que formalizar sus límites con los Estados vecinos -entre ellos Rusia- y suscribir Tratados de Limites, lo que nunca ocurrió. Sus gobernantes no pueden hablar ahora de “soberanía”, o de “fronteras”, conceptos formales que no alcanzan. 

Cuando desde Moscú Vladimir Putin anunció una ofensiva militar en territorio ucraniano, no estaba violando fronteras ni ocupando territorio extranjero. Ucrania formaba parte de la URSS y luego de la CEI, sin que mediara trato de separación de Rusia.  Por eso puede afirmarse que el conflicto de hoy no es entre Ucrania y Rusia.

Es, entre Estados Unidos y Rusia cuando Washington busca “extender” los tentáculos de la OTAN hasta la misma frontera rusa, contrariando las seguridades que brindaran James Baker –secretario de Estado USA- y Helmut Kolh, el Canciller alemán, en 1991.

En la ONU los amigos de USA piden que Rusia se retire de Ucrania, donde el hijo de Joe Biden tiene pingues negocios; pero no le pidieron a la OTAN en 1989 que se retire de Yugoeslavia. Ni a Estados Unidos que se retire de Irak, Libia, o Siria. Ni siquiera de Guantánamo. Tampoco que retire al millón de soldados que tiene por el mundo, ni sus 750 bases militares.

La Casa Blanca y la Unión Europea se niegan a admitir que las únicas autoridades legítimas en lo que podría denominarse “territorio ucraniano” son ahora las de las Repúblicas Populares de Donetz y Lugansk, refrendadas por un Referéndum en sus circunscripciones.

A ellas, se suman Odesa, Jarkov y Crimea así, como los territorios ubicados en la cuenca de Donbass, cuya población es rusa y que, por el hecho de serlo, ha sido criminalizada desde el 2014 hasta hoy. Superan los 13 mil los muertos, y 34 mil los heridos, como resultado de sucesivos ataques de milicias ucranianas preparadas por agentes de la CIA y el FBI, y por orden de los usurpadores del Poder, en Kiev.

El Operativo Militar ruso no ha sido dirigido contra ciudades, ni los pobladores. Ni siquiera contra los militares ucranianos que están deponiendo sus armas y ondeando banderas de paz. Se orientan contra bases de guerra y estructuras armadas. Y proclama la voluntad de operar hasta acabar con la pandilla neo nazi de Kiev y las bandas fascistas que han venido martirizando a hombres, mujeres y niños en los últimos ocho años.

Por lo demás, los Neo Nazis actúan en batallones y hacen uso de armas entregadas por “Occidente”. Están organizados en una estructura política denominada “Svoboda” que proclama su odio a “las razas inferiores”, a los homosexuales, judíos y comunistas; con la idea de “purificar la sociedad” proscriben el aborto, absolutizan la parafernalia militar y la masculinidad, y rinde culto al “orden” y a la disciplina”, ¿No es eso expresión de fascismo?

Lo que está haciendo Rusia hoy no es provocar la guerra ni atacar a otros. Es salvar a Europa. Si en los años 40 del siglo pasado el mundo tuvo ante sus ojos la imagen de la muerte, hoy ocurre lo mismo.

Aplastar a la hidra del fascismo, es un deber. Entretanto, la CNN hace su propia “guerra”: muestra los bombardeos ucranianos al Donbass, y los presente como “rusos en Kiev”. Y aquí los sigue dócilmente la prensa sucia.

Autor

+ artículos

Jefe de la edición peruana de Resumen Latinoamericano, ex dirigente y parlamentario del Partido Comunista del Perú (Unidad) y ex secretario general de la Confederación General del Trabajo del Perú.