Orlenys Ortiz estuvo con Victoria Valdiviezo, la única mujer tripulante del avión secuestrado en Argentina. Esta es su historia

     “Estamos cansados ya de tanta espera”, dice Iris Marval, madre de Victoria.

    Por otra parte, sus hijos, José Félix (17), Valeria (13) y Valeska (7), expresan con valentía y dignidad, sus sentimientos en cámara, en defensa de su madre, con la convicción de saber que es inocente de las infames atrocidades que Infobae, Clarín, entre otros, le inventan.

    Victoria Valdiviezo es la Load Master (jefa de Carga) de la aeronave, madre de tres hijos, a los que no ha podido abrazar hace más de 2 meses por la retención ilegal impuesta en su contra.

    La foto de portada corresponde al día que le fue devuelto su pasaporte (3 de agosto), día en el que tuve el privilegio de acompañarles.

    Con la sonrisa dibujada, entre la esperanza por la posibilidad de volver a casa y la incertidumbre, Victoria comentaba sobre sus sentimientos encontrados. Pero aún faltaba esperar otros procesos correspondientes al fallo que el Juez Federico Villena emitió en aquel momento, como las posibles alegaciones y afines.

    La alegría por recibir sus documentos era directamente proporcional a la incertidumbre que persiste. “Sentimientos encontrados”, decía Victoria.

    El fallo de Villena, Juez a cargo de la causa, resolvió 3 grupos:

    • 12 tripulantes reciben el levantamiento de la prohibición de salida del país y sus pasaportes.
    • Dos iraníes aún esperan por los análisis de sus dispositivos.
    • Los cinco restantes siguen con la prohibición.

     Más información

    “Estamos cansados ya de tanta espera”, dice Iris Marval, madre de Victoria.

     “Yo pienso que esto es algo político. Ellos se quieren quedar con ese avión, pero si ellos quieren avión, que lo compren, así como hace el esfuerzo Venezuela para tener sus cosas”.

    Por otra parte, sus hijos, José Félix (17), Valeria (13) y Valeska (7), expresan con valentía y dignidad, sus sentimientos en cámara, en defensa de su madre, con la convicción de saber que es inocente de las infames atrocidades que Infobae, Clarín, entre otros, le inventan.

    La he visto reír, llorar, enojarse, hablar de sus hijos, de sus sueños, de sus anécdotas de viaje representando a Venezuela en el mundo…

    A ella, todo el ánimo y el abrazo de nuestro Pueblo, risueña profesional venezolana que merece libertad y justicia.

     ¿Hasta cuándo?

     

    Autor

    Comunicadora política digital venezolana