“Los festejos de este 43/19 son parte de la nueva forma de festejar, pero saben que: ¡Qué lindos festejos tuvimos!”

“Cuando el pueblo se levantaba del fallido golpe de estado, vinieron dos huracanes que nos golpearon duro económicamente, y otra vez tocaba reconstruir… Tal ave fénix, Nicaragua y su revolución, resurgía… Y entonces vino la pandemia, ese maldito COVID que nos quitó tantas vidas, y pese a que Nicaragua nunca se paró, nos cambió la forma de vivir, y por supuesto de celebrar. Los festejos de este 43/19 son parte de la nueva forma de festejar, pero saben que: ¡Qué lindos festejos tuvimos!”

En la memoria de quienes vivieron la dictadura, o de quienes como a mí, nos las contaron nuestros familiares, el 19/7 siempre será esa fecha esperada, llena de mucha mística, recuerdos, dolores, sin sabores, pero sobre todo de convicción y patriotismo.

Recuerdo la primera vez que fui a la plaza de la Fe un 19/7, me llevó mi abuela, mis ojos se perdieron al ver tanta gente, veía como en cada cierto punto había reencuentros, abrazos, y los recuerdos del camino andado. No los conocía, no sabía que habían hecho pero el sentimiento era palpable.

Luego de esa primera vez, nunca falté a la plaza, ya sea con mi abuela, mis tíos y primos y al final con mis amigos. Así fue hasta el 40/19, luego vino la pandemia, y las formas y celebraciones tuvieron que cambiar, los actos se volvieron más reducidos, se aumentaron las medidas, pero nunca dejamos de celebrar.

El 43/19 se conmemoró en la Plaza de la Revolución, y más allá de ser un simple acto conmemorativo, como los mercenarios de la comunicación dicen, es un acto altamente significativo, porque 43 años después, seguimos en resistencia, seguimos luchando contra el enemigo de siempre, seguimos alzando la bandera roja y negra, para defender la azul y blanco que no tiene ni una estrella.

Son 43 años de lucha, pero también de victorias, la Revolución Popular Sandinista, el pueblo, derrotó a una de las dictaduras más sangrientas de América Latina. Luego en los 80s resistió un bloqueo económico y el financiamiento a la contra revolución, por no mencionar el escándalo de proporciones mayúsculas Irán-Contras. En los años 90 la revolución, siguió defendiendo, desde abajo, a los más desposeídos, luchando contra el neoliberalismo criminal que quería hacer desaparecer toda conquista social, que repelía y quería exterminar todo rastro revolucionario.

Después de 16 años de neoliberalismo, retroceso, corrupción, deshumanización y sin garantía de los derechos básicos, en 2007 la revolución volvió triunfante al poder, y el Comandante no se hizo esperar “Salud y educación gratuita” fue el primer decreto presidencial. De a poco se vino construyendo y consolidando un proyecto de nación, donde la figura principal y protagónica es el pueblo, el pueblo presidente.

El país, comenzó su transformación integral, cambio de la matriz energética, soberanía alimentaria, reducción del analfabetismo, mejora en las infraestructuras viales, reducción de la pobreza y extrema pobreza, empoderamiento femenino, seguridad ciudadana con alta aprobación. ¡Y qué decir del giro que dieron los sistemas de salud y educación pública! Se creó la red hospitalaria más grande de Centroamérica, el país ha sido reconocido como un destino turístico de calidad, y la economía creativa (emprendimientos) empezó a crecer. Nicaragua llevaba un ritmo de crecimiento económico del 5% anual, y fue ahí donde a los que se creen de otra estirpe, esos que creen que solo ellos tienen derecho a todo, empezó a incomodarles que los obreros, campesinos, y no ellos, fueran los grandes protagonistas, y fue ahí cuando creímos que aquel sentimiento nefasto llamado SOMOCISMO había sido enterrado, y ¡qué va! No se había ido, solo estaba dormido y oculto, alimentándose de odio y esperando el momento para dar su estocada, tal víbora hambrienta, así llegó el fatídico 2018.

Ese 2018, donde el “gran capital” y los enemigos de los pobres, idearon, financiaron y promovieron un intento de golpe de estado, jugando con las emociones de las personas, usando a los abuelos como punta de lanza, y según ellos creando las condiciones para un cambio de poder. No tardaron más que unos días para quitarse las caretas, pero se equivocaron. No contaban con la astucia, la inteligencia y la experiencia que tiene una revolución triunfante, respaldada por el pueblo, y despertaron al gigante, hicieron de nosotros una sola fuerza, más unida y cohesionada. Nos llovían los ataques a lo interno y a lo externo, la guerra mediática de cuarta y quinta generación estaba y sigue estando a la orden del día, y así celebramos: en resistencia; vencimos y seguimos venciendo, y ni el más cruel ataque del SOMOCISMO pudo doblegar a este pueblo.

Cuando el pueblo se levantaba del fallido golpe de estado, vinieron dos huracanes que nos golpearon duro económicamente, y otra vez tocaba reconstruir… Tal ave fénix, Nicaragua y su revolución, resurgía… Y entonces vino la pandemia, ese maldito COVID que nos quitó tantas vidas, y pese a que Nicaragua nunca se paró, nos cambió la forma de vivir, y por supuesto de celebrar. Los festejos de este 43/19 son parte de la nueva forma de festejar, pero saben que: ¡Qué lindos festejos tuvimos!

Este 43/19 movilizó a toda la militancia de las nuevas y viejas generaciones, no hubo ni un rincón del país que no conmemorara nuestras victorias, caminatas, dianas, mítines, piñatas para los más pequeños, vigilias, hasta culminar con nuestro acto central en la histórica plaza de la revolución, y es que este 43/19 nos recordó entre tantas cosas, 3 cosas importantes:

  1.  Que tenemos mil razones para seguir celebrando y honrado el sacrificio de nuestros mártires y héroes
  2. Que el relevo generacional está garantizando, y como dijo el Cmdte este 19 de Julio “La juventud representa la fuerza y la vitalidad de este país, está nación”
  3. Y, por último, qué a 43 años, el enemigo sigue siendo el mismo “que diálogo se puede tener con el diablo, como dijo el Che, a los yankees, al imperialismo, ni tantito así” (Comandante Daniel)

    Y así, en plena resistencia y en resiliencia llegamos a otro 19 de Julio, festejamos el 43/19. Estoy segura que cuando sea posible, volveremos a la plaza de la Fe, mientras tanto estamos listos y en cuenta regresiva para el 44/19.

    Honor y gloria a quienes hicieron posible que Nicaragua sea libre, soberana e independiente.

    ¡Aquí HAY PATRIA! 

    Autor

    Xochilt Arauz @FloryCantoX
    + artículos

    Activista digital
    Ingeniera . Msc Planificación
    Militante Sandinista