Madrid marchó con alegría bajo la bandera de la lucha contra el nazismo

    “No hubo conflictos de pertenencias/partidos/ grupos y se marchó con alegría bajo la bandera de la lucha contra el nazismo que como ayer, hoy más que nunca nos representa a todos en el mundo entero”

    Es un día nublado con un sol indeciso y sopla esa brisa deliciosa que hace ondear las banderas.

    Ya es la novena marcha del Regimiento Inmortal en Madrid y después de unos años difíciles en los que los nazis intentaron amedrentar a la gente que participa e incluso en el año 2022 llegaron a agredir con insultos y lanzamiento de huevos a los participantes, es un triunfo decir que ayer fue un día de verdadera y profunda fiesta de la Victoria, sin ningún “nazi en la costa” (aquí hay un dicho “sin moros en la costa”, que quiere decir que no hay peligro). 

    También es importante señalar que por fin parece que se entendió que la Bandera de la Victoria y las de todas las repúblicas soviéticas y rusas nos representan en un día tan importante en el que se celebra la Victoria soviética sobre el nazismo. 

    Quiero decir que no hubo conflictos de pertenencias/partidos/ grupos y se marchó con alegría bajo la bandera de la lucha contra el nazismo que como ayer, hoy más que nunca nos representa a todos en el mundo entero.

    Como muestran algunos vídeos, en la calle la gente de este barrio del centro de Madrid, saludaba y escuchaba la música y los ¡URRA! e incluso desde esos enormes autobuses turísticos saludaban al paso de la columna.

    Antes de que se iniciara la marcha, y mientras estaba sacando algunas fotos se acercó un policía y me pidió que le tradujera y le explicara que decía en la bandera de la Victoria, que encabeza la marcha. Me dijo que tenía que escribir un protocolo y fue tomando notas en su libreta. Le traduje y le expliqué el sentido de esta bandera que es la que se colocó en lo alto del Reichtag como símbolo de la Victoria y el final de una guerra atroz en la que dieron su vida veintisiete millones de soviéticos.  Alcancé a hablarle de los españoles que lucharon junto al Ejército rojo contra el nazismo. El policía tomó notas con profesionalidad. No me había dado cuenta que la persona que estaba haciendo la grabación en vídeo nos estaba escuchando y cuando el policía se fue, se acercó y me dijo la tragedia de este país es que no conocemos nuestra historia. 

    También y a modo de confirmación tuve que hablar con un grupo de cuatro personas que habían desplegado una bandera española. Volví a explicarles la historia y las razones por las que no permitimos otras banderas que no sean las soviéticas y rusas. Con tranquilidad la doblaron, la guardaron y marcharon con nosotros bajo la bandera de todos y contra el nazismo y los nazionalismos.  En ese sentido, conocer la historia hace que podamos ser realmente internacionalistas y antiimperialistas consecuentes.  

    La marcha subió por la calle Atocha, muy empinada, al ritmo de la música y con las paradas que reivindican cada momento de las batallas y el silencio respetuoso al escuchar la voz de Yuri Levitan.

    Se corearon las canciones y los ¡Urra-Urra-Urra! se oyeron fuertes, enérgicos.

    Al pasar por la casa donde fueron asesinados los abogados de Atocha, como siempre muchos compañeros les rindieron su homenaje con el puño en alto.

    Cuando llegamos a la plaza de Benavente, hicimos un círculo para escuchar canciones y poemas y también para bailar celebrando un día que no sólo recuerda a nuestros héroes, sino que nos permite actualizar la historia y comprender que la lucha contra el nazismo es hoy más necesaria que nunca.

    La bestia parda tiene muchas cabezas y ataca sobre todo robando la historia para desarmar a los pueblos y volverlos dóciles, privándolos de la necesaria energía para luchar por la Paz, la justicia y la igualdad del ser humano. 

    Marchamos con alegría convencidos de que esta larga guerra está llegando a su fin porque un sistema perverso está siendo derrotado en muchas partes del mundo donde el nazismo comete crímenes que algún día no lejano serán juzgados por la Humanidad entera.  Será el juicio histórico que abra un nuevo tiempo humano. Y a nuestro lado estará siempre el Regimiento Inmortal.  

    Entonces amaneceremos en  otra tierra, en otro mundo.

    ¡La Humanidad ha dicho basta y ha echado a andar! 

    ¡No pasarán!

    Marchamos con alegría porque vencimos y Venceremos!

     

    Autor

    + artículos

    Nace en Tucumán (Argentina)  ha vivido en Canadá, en México y, desde 1982, vive en Madrid.

    Ha publicado las novelas "Un hilo rojo" (finalista del premio Tigre Juan 1998), traducida al francés (Editorial La Contre Alee) y publicada también en Cuba. "Cuaderno de invierno" (2000) y "La edad del barro" (2003).

    Su última novela, "Contraluz" (Siruela, 2008) fue traducida al alemán ( Ed. Stokman Verlag) y al francés (Editorial La Contre Allee).  En 2013 se publica en Argentina “Durmientes”, un libro de viaje.

    Su obra de teatro “El Tripalio”, recibió el premio internacional de teatro La escritura de la diferencia 2006, en Nápoles y está publicada en Editorial Il manifesto. Otra obra de teatro “Esto no es una caja de pandora”, se publicó en las ediciones bilingües de La MEET, en Francia, Saint Nazaire.  La mayor parte de sus obras de teatro están inéditas.

    En 2010 se publica “La isla Celeste”, un relato juvenil, editado en la colección Las tres edades, de la editorial Siruela. También ha publicado cuentos, poesía y teatro en diversas antologías, revistas y  periódicos.

    En 2018 se publica en la editorial Akal (España) “La voz de las luciérnagas”, libro documental sobre su vida en Rusia. Y ha recibido la beca para una residencia en la Villa Margueritte Yourcenar.

    En 2019 recibe la beca de residencia Antonio Machado y trabaja en un libro sobre el poeta “Diálogos en el camino, la Costa Bermeja”.

    Licenciada en Dramaturgia y Dirección de Escena, estudió también Bellas Artes en la Universidad Nacional de Tucumán, estudios que continuó en la Universidad de Québec en Canadá tras su exilio en 1975.

    Cursó también estudios de Antropología en la Universidad Nacional de México.