“La OTAN no puede impedir el avance del eje Rusia-China pero si puede hundir la Humanidad en un océano de conflictos, tensiones, desestabilización y crisis de todo tipo”

“Los gringos, respaldados por británicos, canadienses, españoles y las burguesías del este europeas, se han impuesto sobre franceses, italianos y alemanes partidarios de una salida negociada del conflicto ucraniano. Su línea táctica es abatir a Rusia para desmontar su sistema de alianzas que incluye el BRICS que renace de la pandemia, el bloque ALBA, la CELAC, la Organización del Tratado de seguridad con varias repúblicas ex soviéticas, el Eje de la Resistencia que lidera Irán y la Organización de cooperación de Shanghái”

En una fecha tan cercana como 2011 Rusia y China colaboraban en una de las más cínicas aventuras militares de la OTAN absteniéndose en el voto del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas que permitió aprobar la infame resolución para supuestamente “proteger a la población” que permitió a esta organización criminal destruir a la Yamahiriya Árabe Libia Popular y Socialista, su pueblo y sus líderes. Libia, repartida hoy entre Turquía y los Emiratos Árabes, ya no existe. Hoy China y Rusia acaban de ser designadas como enemigas por la “doctrina estratégica de la OTAN”, ampulosa manera de la OTAN de establecer sus planes de batalla. Rusia ha salvado Siria y Venezuela del aniquilamiento orquestado por la OTAN y ha impedido que el régimen nazi otanizado de Kiev extermine a la población rusa del Donbass. Aunque los servicios de inteligencia gringos preveían una intervención rusa y venían armando desde 2014 el ejército de su vasallo régimen fascista ukro, no podían imaginar la determinación rusa para salvar las Repúblicas Populares y liberar las zonas rusas, proteger Crimea y golpear el régimen criminal banderista (que es como se llama el fascismo ukro en el poder).

La dependencia europea del gas y petróleo rusos ha generado fricción y división en el seno de la OTAN que la cumbre de Madrid ha intentado paliar. Los gringos, respaldados por británicos, canadienses, españoles y las burguesías del este europeas, se han impuesto sobre franceses, italianos y alemanes partidarios de una salida negociada del conflicto ucraniano. Su línea táctica es abatir a Rusia para desmontar su sistema de alianzas que incluye el BRICS que renace de la pandemia, el bloque ALBA, la CELAC, la Organización del Tratado de seguridad con varias repúblicas ex soviéticas, el Eje de la Resistencia que lidera Irán y la Organización de cooperación de Shanghái.  A pesar del retroceso que para la clase trabajadora española ha supuesto la entrada en la vida política del grupo pro OTAN Podemos, ha renacido el rechazo social a la pertenencia a esta organización criminal. China es designada amenaza estratégica contra el mundo imperialista. Su creciente fortaleza industrial-tecnológica-financiera, su modelo de “Socialismo de mercado” basado en el marxismo, su alianza cada vez más sólida con Rusia hasta el punto de complementarse y su influencia creciente en Asia, África, América Latina y el Caribe y Oceanía son vistas por la oligarquía financiera que dirige el imperialismo como la principal barrera a su política de expansión, hegemonismo, “superbeneficios” que es la ley principal de la economía capitalista como lo evidenció Stalin en un célebre artículo. La OTAN lleva años rodeando con bases militares agresivas a Rusia, China, Corea RPD, RI de Irán además de a Venezuela y a Cuba. Venezuela está rodeada por las bases norteamericanas, holandesas, francesas y británicas del Caribe y Colombia. Y es evidente que en este clima de polarizado enfrentamiento entre el imperialismo (el único existente, el occidental liderado por los USA) y las dos potencias antimperialistas (una capitalista de pasado socialista, Rusia, y otra socialista, China), los USA van a redoblar sus intentos de desestabilización en América Latina y el Caribe, región de natural convergencia política y económica con las citadas potencias antimperialistas. Las van a acompañar Holanda, Canadá, Francia y Gran Bretaña para impedir la consolidación del gobierno colombiano, el fortalecimiento de la CELAC y la victoria de Lula (eje del renacimiento del BRICS), destruir el bloque ALBA, presionar a México y apoyarse en lacayos tanto de derecha como de izquierda. La OTAN no puede impedir el avance del eje Rusia-China pero si puede hundir la Humanidad en un océano de conflictos, tensiones, desestabilización y crisis de todo tipo. Los pueblos deben prepararse ideológicamente para entender la fase imperialista del capitalismo y no sólo defenderse sino preparar como alternativa una Humanidad libre de imperialismo que se orientará libremente hacia el Socialismo.

Autor

+ artículos

Doctor en sociología por la Universidad de Provenza.

Profesor de español en la Universidad de Jilin, en Changchun (China). Durante su estancia en la República Bolivariana de Venezuela impartió clase en la Escuela diplomática Pedro Gual, en la Universidad Latinoamericana y del Caribe, en la Universidad Bolivariana y en la Universidad Central de Venezuela; a su vez realizaría tareas de formación en el PSUV y el PCV.

Es autor de más de una quincena de libros de temática diversa. Desde “Viaje a la nada” centrado en el viaje de Euskadiko Ezkerra a través de la política vasca y su catástrofismo final; a la reivincación del militante comunista vasco Jesús Larrañaga, con “Jesús Larrañaga, comunista y abertzale”; estudia a la disidencia anticomunista del este europeo de los 70 con “¡Aquellos chicos tan majos!”; nos aproxima a la historia de China a través del estudio de su burguesía con “El Pájaro en la Jaula”; participa en el libro colectivo “Lecturas disidentes” que recibió el premio "Gustavo Machado" de la Alcaldia Libertador,  Venezuela, 2017. Con los libros "Siria es el centro del mundo" y "Venezuela vencerá" contribuyó a organizar la solidaridad con ambos países.

Actualmente continúa su labor formativa a través de la Asociación Cultural “Volver a Marx”; y su compromiso con la divulgación del análisis científico de la realidad social a través de la colaboración con distintos medios de comunicación, escritos y audiovisuales, a nivel internacional.