“En Argentina, el atentado contra Cristina Fernández de Kirchner pone en primer plano la existencia de grupos operativos neofascistas”

    “Una “rebelión popular” de guasones apolíticos contra “el poder” es un formato elegido para confundir al progresismo. Pensar que DC Comics podría producir un manifiesto revolucionario (además con la dirección de un pasatista y proimperialista Todd Bunzl) es cuanto menos inocente. Todo parece indicar que esa película es la presentación de la nueva doctrina contrarrevolucionaria, que promueve que la violencia “justiciera” sea accionada por protagonistas con desregulación emocional que actúan como “chispas” que encienden la pradera, en acciones cubiertas de “espontaneidad” que permitan su difusión”

    Una cruzada de ultraderecha recorre el mundo, su núcleo es The Movement, organización dirigida por Steve Bannon, ex oficial de la marina, ex banquero y uno de los creadores de Cambridge Analytica, la empresa que asesoró entre otros a Donald Trump, Viktor Orban, Marine Le Pen, Mateo Salvini, la Alternativa por Alemania, Jair Bolsonaro y Mauricio Macri en sus respectivas campañas, basadas en la segmentación de públicos que permite el Big Data y la difusión de noticias falsas al gusto de cada uno. Pero entonces Bannon recién empezaba.

    Hasta ahora las organizaciones populares analizábamos centralmente el law fare: unidad de medios de comunicación, políticos y jueces para desarticular a los partidos populares. Sin embargo, tenemos que tomar en su real dimensión los planes de creación de un clima de guerra civil en América Latina.

    Ruanda en 1993 vivió un genocidio entre dos etnias, los hutus que estaban en el poder y los tutsis. Un medio tuvo un rol central en crear las condiciones psicológicas, la Radio y Televisión de las Mil Colinas. Creado por radicales hutus, estaba dirigido a la “gente de a pie”, mezclando música popular y bromas denigrantes hacia los tutsis, las cuales fueron creciendo en niveles de deshumanización hasta la masacre. Ochocientos mil ruandeses murieron en los enfrentamientos. El modelo parece haber dado grandes lecciones al imperialismo y ahora pretenden trasladarlo a América Latina, donde los medios de comunicación concentrados junto a los tuiteros tarifados están difundiendo discursos de odio de altísimo voltaje. 

    Bolsonaro en Brasil agita a su base para la violencia directa contra los simpatizantes del Partido de los Trabajadores y ya van dos asesinatos de petistas producto de este odio capilarizado en la sociedad. Recordemos que el jefe para Latinoamérica de The Movement es Eduardo Bolsonaro, hijo del actual presidente de Brasil.

    En Argentina, el atentado contra Cristina Fernández de Kirchner pone en primer plano la existencia de grupos operativos neofascistas. Estos grupos presentan una alta vulnerabilidad psíquica (que los tornan fácilmente manipulables), lo cual no significa automáticamente que sean “locos sueltos”. La inteligencia popular deberá develar las conexiones orgánicas del grupo que rodea al agresor.

    Este esquema es precisamente el que se muestra en la película “El Guasón” (1) : una “rebelión popular” de guasones apolíticos contra “el poder” es un formato elegido para confundir al progresismo. Pensar que DC Comics podría producir un manifiesto revolucionario (además con la dirección de un pasatista y proimperialista Todd Bunzl) es cuanto menos inocente. Todo parece indicar que esa película es la presentación de la nueva doctrina contrarrevolucionaria, que promueve que la violencia “justiciera” sea accionada por protagonistas con desregulación emocional que actúan como “chispas” que encienden la pradera, en acciones cubiertas de “espontaneidad” que permitan su difusión. En Argentina, el desentendimiento frente al intento de atentado por parte de fuerzas políticas de derecha, medios, fuerzas de seguridad y judiciales que llevan las investigaciones a vía muerta son pruebas de una orquestación que convoca a oscuros presagios.

    El nuevo escenario exige respuestas estructurales de las orgánicas populares: a) formación del militante en guerra de cuarta generación para no ser funcionales a la “guerra de perros”, b) activación de la inteligencia popular, c) respuesta militante en las redes sociales a los mensajes de odio d) amplia movilización popular para enfrentar la avanzada del fascismo.

    Notas:

    (1). La película “El Guasón” en España llamada “Joker”.

    Autor

    Comenzó a militar en 1982, en la Federación Juvenil Comunista, cuando Argentina aún era gobernada por la dictadura cívico - militar.

    En 1986/87 es enviado a la República Democrática Alemana a estudiar en la Escuela Superior de la Juventud "Wielhem Pieck" durante 10 meses.

    Psicólogo desde 1990 se focalizó en el trabajo con adicciones.

    Autor de "El hombre nuevo, la mujer nueva: ensayo sobre la transformación revolucionaria de la personalidad" (2002) y "Marxismo, caos y complejidad" (2008), "Psicología y Marxismo" (2017).

    En el año 2013 realizó conversatorios en Venezuela, sobre todo en el Estado Aragua donde se trabajaron los temas antemencionados. Desde febrero de 2014 y durante 6 meses desarrolló tareas de formación en todo el territorio venezolano convocado por la Escuela de Formación Argimiro Gabaldón. En ese marco asiste a las reuniones de formación de cuadros revolucionarios junto al diputado Jesús Faría.

    En 2018 funda la Escuela Latinoamericana de Formación Hombre Nuevo Mujer Nueva.